Tío vivo

Nos desviamos creyendo que vamos a encontrar lo mejor y lo único que conseguimos es confirmar que no teníamos ningún camino. Todo patas arriba en nuestras cabezas. Cambiamos de dirección cada por tres por un espejismo que nos explota en la cabeza. Leemos los mejores poemas y los dejamos atrás, se nos atragantan en las cuerdas vocales intentando cambiar el mundo que no nos hace ni caso. Y explosionamos por dentro, no nos permitimos el lujo de dejar nuestras vísceras pegadas a los azulejos de la cocina, que nos ve despertar con cara de moribundos.

He cambiado el paso y todo me parece oscuro otra vez. Se repiten las mismas formas de morir y las avergonzadas formas de maneras de mantenerse con vida. El mismo tío vivo que nos va a ver desaparecer sin pena ni gloria mientras lo que se pudre son nuestros adentros. Suena una música que soy capaz de reconocer. El silencio del verdugo que obedece a sus sentidos más primarios, y a la extraña obsesión de embolsarse unas monedas más en el bolsillo. Todo tiene que acabar pero que hace en el momento más inoportuno. Lo que se nos escapa no vuelve nunca más.

Me invento la manera de aguantar un día más. Sin demasiadas florituras. Lo suficiente para mantener el paso. Y pareciera como si se quedara inmóvil todo, incluidas las personas. Todo es un decorado que se funde a negro justo ante de reventar, y convertir en ratones infectos a todo ser viviente que se deshacerá en enfermedades que te derriten los órganos internos. Los ojos en blanco por todos aquellos que no queremos reconocer. Las purulencias de nuestro propio fracaso. Me asomo por la calle a las casas ajenas, aquellas que han dejado la ventana abierta para combatir el calor que les derrite y puedo comprobar como se amodorran los cuerpos delante del televisor al comprobar la realidad.

Un todo que nos engulle y no permite que cierren las heridas, bañadas en sal. Un silencio que llega después de atronar nuestros oídos con las peores palabras malsonantes que nos definen, y nos dejan estáticos. No sabemos lo que significa tan solo que estamos en llamas, y es imposible apagar el fuero interno. Creemos que nos darán una nueva oportunidad al día siguiente y podemos observar como todo ha fenecido ya. Inerte y parado se encuentro todo lo que conocimos. Se autodestruye. No queda la más mínima esperanza entre las horas que nos recorren la piel. Ya queda nada diferente. Tan solo la suerte de conocerte. Y dar vueltas…

Anuncios

Pellizcos

No me siento de ningún sitio. Ando y pertenezco a cualquier lugar. Siempre confundido sin otro paso más que dar. El suelo marca mi procedencia. Dando vueltas y agazapado entre la niebla. Toca dar la cara ante aquellos que enarbolan sus banderas y no nos permiten proseguir. El tiempo se acaba, no es infinito, nos va a alcanzar y nos rompe la quijada. Se estropea el silencio y nos cambian por otros que se suponen no van a rechistar. Algo huele a rancio. Todo permanece cerrado para que no escapemos, pero somos incapaces de estarnos quietos.

Nos movemos a ras del suelo. Siento un pequeño pellizco que me recorre la espalda cada vez que vienes a mi memoria. Empece cerca de mil cartas y ninguna de ellas contiene el remite, tampoco se se si voy a acabarlas. Me tumbo sobre la maleza y esta se me clava. Aunque no lo parezca las repaso antes de irme a dormir. Nunca te llego a olvidar. Puede que las expectativas nos siguieran esperando un poco de más.

Hay un montón de luces encendidas que se supone no deberíamos despertar. Miles de ecos que retumban y nos nombran con los peores intereses. Es mejor seguir andando como siempre hemos hecho, con un sentido cojo que no sabe bien titubear, y sigue siempre el camino maltrecho. Se nos monta de repente este pequeño desastre que demasiadas veces cobra protagonismo en nuestras vidas. En el mismo instante que notamos como nos persiguen nuestras resacas se ponen en modo delirante. Si quisiera saber algo no andaría siempre en la cuerda floja, parece que tuviéramos prisa por olvidar algo.

Se nos clava en el costado y cambia de velocidad, de repente podemos ve el fondo del lío en el que nos estamos metiendo, y nos empieza a gustar lo profundo. La espinita que tenemos clavada se niega a salir y el vaso no se vacía por muchos sorbos que demos. Empezamos a agonizar. No hay manera. Las cofradías reniegan de nosotros. La esperanza parece un nombre dejado algo en desuso que se renegó hace tiempo ya. Intentan que se nos obstruya las gargantas pero somos incapaces de obedecer. Este dolor no puede durar eternamente. Solo lo que queda entre tu y yo es para siempre.

Habitaciones pintadas

Empezar de nuevo en ningún lugar. Recordando siempre los viejos sitios. Escuchando las voces de la derrota que nos acompañaron en la antigüedad. Colgando de dos clavos que nos sujetan por las manos y nos impiden decidir nada. En el fondo de los ojos el vacío. Todo se ha ido desvaneciendo de poco a poco y no ha quedado más que la ausencia. Todo se escapa por las costuras. Habitaciones recién pintadas que intentan tapar todo lo que fuimos y un pasado oculto a conciencia.

Andamos despacio esparciendo tristeza y nos sentamos en el suelo con las manos entre la cabeza intentando averiguar el motivo. Se desvanece a nuestro parecer. Intentamos encontrar un significado pero las lágrimas brillan y el olvido hace su aparición. Nada va a quedar. La calma no es más que un preámbulo de los rayos y truenos que descansaran sobre nuestras cabezas. El adiós es lo que ocupa todo. No sabemos vivir con nosotros mismos. Esta noche nos perderemos y las esquinas que nos siguen hasta dar con nuestra propia alma, desnuda e incapacitada.

Hemos de empezar de cero una vez más. Esperando que la escarchase derrita sobre nuestra frente, y derrita la culpa que somos incapaces de solucionar. Desnudos en el baño con el agua cayendo sobre nuestro cuerpo que claudica y acepta de una vez por todas que no solo los astros nos trajeron hasta aquí. Tal vez fue una serie de malas decisiones. La luz palidece y no deja vernos los pies que están llenos de heridas que supuran por no saber elegir el camino. Ciego ante los espejismos que sigo a diario y me llevan detrás de otro desconsuelo. En los mapas no quedan ciudades sonde no hayamos transigido ante nuestros actos sin bendecir.

Cuando acabe no quedara nada por lo que santiguarse. No encuentro una sola zona en la que poderme tumbar a descansar. Las advertencias nos señalan y se quedan cortas ante las huellas en el hielo que vamos dejando. Trampas que nos ahogan. Nuestros sueños están en las nubes que siempre nos obligan a partir. Existe un deseo que se escuda en el miedo y se empeña en no llegar. Pero no es forma de vivir. Escuchamos los dimes y diretes de un parlanchin mentiroso que variaba sus ilusiones, y me pierde jugar. Ahora no me queda otra que seguir tus pies, tus pasos. Seguirte si te atreves. Volver a ser dos, unidos.

Antes de salir el sol

Es un circulo cerrado. Todo se repite una y otra vez. Ahora es lo más parecido a ayer. Intentando romper con la monotonía que no nos deja respirar. La soledad se mira en un espejo y lo que se le refleja es mi sombra. Sin que nada pueda volver. Lo que se fue es una tormenta que nos moja hasta dejarnos empapados y sin posibilidad de secarnos. Algo en el aire huele a que esto va a salir mal. Sin vacunas para el pasado, el futuro se nos muestra con mala cara antes de salir el sol.

Durmiendo en la calle sin pedir nada y con cara de cuento antes de empezar. Lo que dure la melancolía es lo que nos va durar la esperanza. Todo vuelve pero con otro sabor. Esta vez con algo metálico y humedad por en medio. Tal vez con un aire de perdedor que no quisimos asumir. Agobiado por la cama vacía y mis zapatos viejos que se niegan a dar un paso más. Y sin embargo no estamos más que a la mitad del camino. Volver no es una opción, perderse es a lo que nos dedicamos a diario. Ver como se pudre la tinta del bolígrafo ante que llegue el fin. No nos acostumbramos.

Había futuro ante que descubriéramos la verdad. Arrojamos la toalla pero no nos quisimos enterar. Si la pelea sigue no nos va a quedar más remedio que poner la jeta. Se confunden las frases en las esquinas, y procuramos que no digan nada, antes que no lo puedan echar en cara. Hicimos un camino de velas y mentiras hacia lo más profundo con resignación y falta de razón. Con la única perspectiva de que algo acabara bien y sin embargo no podemos dejar de ver un agujero muy profundo que nos engulle y se traga todo lo que suena sincero.

Opacos y contra las sienes son los golpes que recibimos ahora, pero no dejare que su nombre se confunda las colillas de los ceniceros en los que me dejo la mitad de la vida y de mis promesas. Suenan por bulerias los chismes que nos cuentan lo que no debimos de hacer, y nos lo repiten una y otra vez. Rezamos a estampitas equivocadas, a unos santorales que estaban a otra cosa, y nos cruzamos con nuestras peores pesadillas. Parece que la suciedad se nos volcara encima. Y claro deja su decadencia a modo de rastro que no nos podemos quitar. Algo que se mueve y parece mohoso, quiere hablar en nuestro nombre. No lo podemos evitar. Ahora toca saltar. Volverte a ver y no repetir. Salir de la rueda. Volver contigo mi única vereda.

Por evitarlo

Empezamos de cero o eso creíamos. Tenemos un pasado y apesta. Queremos olvidar todo y todo se nos agolpa en la cabeza cortándonos por la mitad. Lo que hicimos no fue lo mejor mas bien daba vergüenza ajena, y ahora tenemos que vivir con ello. Ponemos cara de no poder hacerlo y nos mecemos de atrás hacia adelante con ganas de olvidar. Todo nos va a pasar factura. El daños que hicimos y que se clava en lo más profundo del corazón dejando raspas que nunca vamos a poder lamernos. Sin cerrar las heridas

Apostamos más de lo necesario y nos salio mal, como no podía ser de otra manera. Desertores del buen juicio nos vamos por el desagüe y nada se hará por evitarlo. Somos lo peor, y lo firmamos ante una sentencia que nos deja en un ínfimo lugar, el que nos merecemos, pues de tanto tirar los dados no encontramos mas sitio que estar con la cabeza pegada al suelo. NO creo que me merezca que te acuerdas de mi. Asi que sigo mi camino que no admite escondites. Sin haberte olvidado tendré que dar un par de pasos hacia el paso del tiempo. Mi nombre es un descuido.

Celebró algo y no se que es. Probablemente nada llega a su fin sin un poco de ayuda. Y a mi me persigue la mitad de la marea de mojigatos que se creen todo a la primera. Sin un contraste de lo deficiente de mi persona. Aquello que va a quedar embarrado en la lápida que no cuidaran mis hijos. Un vodevil mi cabeza, aun no me puedo creer que mis dedos ensangrentados vayan a sujetarme a ningún lado. Cambio de sitio con la intención de mejorar algo y lo único que consigo es volverme loco. A cada momento con menos lucidez. Me preguntaría y no sabré responderme. Siempre perdido, fuera de lugar, encontrándonos algo por lo que llorar y los pecados mirándonos frente a frente a la cara.

No hay manera de omitir el delito consumada ya la falta, solo queda que paguemos. Desconchada la pared por mi bolígrafo que cuenta los días a sabiendas que lo justo es penar y olvidar la luz. Se nos mojan los pies por los charcos de aguas putrefactas en las que se lavaron nuestros trapos sucios. Arañazos en la espalda como un mapa es lo que nos queda en nuestros recuerdos. Donde no queda consuelo me parece que es donde me toca quedarme a vivir. Hasta que te vuelva a ver. Hasta que te vuelva a pedir perdón.

Fecha de caducidad

Me siento pequeño. Sin una salida clara. Despistado. Empiezo a ver pasar las horas sin un motivo. El pesimismo nunca fue mi amigo pero parece que se abraza a mi espalda. Me confundo de camino y cambio de paso. Existe un olor al que sigo de una forma incoherente y el tiempo se acaba. Me temo que seas tu. Todo se mide como una vela que gotea y deja su rastro en el suelo, donde los segundos no sean más que la distancia que nos separa de la realidad. Y después ese miedo agolpado en los huesos como una humedad que pudre.

Empiezo a no entenderme a mi mismo. Lapidas sin nombre multiplicadas. Todos tenemos fecha de caducidad y desapareceremos sin dejar nada. Es un laberinto que nos engaña desde primera hora de la mañana donde intentamos meter nuestros sueños en una maleta abandonada. Un huracán que nos absorbe y nos devuelve rotos. En pedazos. Podríamos ver nuestra calavera desde bien lejos y no acertamos a adivinar que nos hundimos.

Soñamos e hicimos bien, a doble espacio quisimos escribir nuestras memorias, dejando que las estrellas iluminen el camino de vuelta y de repente la oscuridad. La más absoluta nada que nos come la cabeza. Pudimos ser parte del espacio y sin embargo lo único que vale la pena se diluyo. Me parece que eres la salvedad que no fue vista con anterioridad por la tormenta que ahora nos moja los pies, y nos entierra. Me enfrento solo y noto los miembros rotos, nada puede salir de este agujero con un mínimo de esperanza. Suenan de nuevo las voces opacas que nos oprimen.

Nos alcanzan los gritos e intento salir de mi propio cuerpo. Nada que pueda solucionarse. Manchas en mitad del sendero que nos impiden avanzar. Un impacto en mitad de la cara que huele a pólvora y nos destroza la faz. Empezamos como si no imaginásemos que esto tendría que acabar. Cada vez peor color. Nos preguntan y no escuchamos. No queda tiempo. Se nos comen las esperanzas. Si nos quedásemos parados estaríamos cubiertos de herrumbre. Se nos cambia la naturaleza. Empiezo a andar con paso firme. Siempre hacia tu cama.

La caída

Amanece un nuevo día. Debemos empezar y no se por donde. Todo se me atraganta. El sueño no termina de disiparse, y los anhelos no se cumplen. Ojala descubriera de que material estoy hecho y pudiera así llegar a comprenderme. La caída hacia abajo es imparable, y el suelo se abre para que impactemos mucho más al fondo. Se cambian las posiciones y atravesamos los momento que no quisimos vivir. Todo nos duele, y no podemos evitar ese momento. Volvemos despacio y lento, en la traquea todos esos instantes que nos fueron quitando la vida de poco a poco.

Intentamos abrir las alas, y nos resulta imposible, están polvorientas y raídas. Ya nada puede parar el golpe. Los topetazos de la vida nos esperan para volver a revivirlos de uno en uno. Y dejarnos ir. La firmeza con la que intento afrontar cada nuevo lapsus se toma sus propios rehenes. Mi conciencia desaparece. Es lo primero que cae. Destrozado y sin ninguna explicación debo de enfrentar el nuevo amanecer, y algo que parece que se agria. Nada por lo que luchar si nos descartamos el uno al otro.

Se que lo que quieres no tiene ningún tipo de solución. Así que vamos a vagar por este desierto lo más solos posibles. La medicina que necesito no la voy a encontrar a estas alturas. Los lugares más extraños no pueden ofrecerme su redención. Tan solo las pesadillas acompañan mi camino. Y la sed se multiplica. No hay nada que calme mi cuerpo. Mi alma se encuentra encarrilada hacia ningún lugar. Hacia ese tipo de destino donde todo se rompe nada más nombrarlo. Me quedo sin saber por donde me vienen los golpes, y los recibí uno a uno en la cara. Caí. Hasta que mi cuerpo no pudo más. Puede que todo se rompiera. Y no supe reaccionar.

Tu nombre se repetía por todos los callejones y no pude evitar seguirlo como a una presa y volverme a llevar la decepción de no encontrar nada detrás de la leyenda. Excepto los últimos dolores. El penúltimo estertor ante de vomitar mi propia esperanza. Algo debería de pasar, nada por casualidad. Me note con los dedos rotos, y no pude tocar el final. Algo que se clava en la garganta. Y no nos deja esperar. Los fantasmas del recuerdo nos acechan, yo me quedo solo sin nada en que confiar. Todo se ha roto ya.