Tus Manos…

Detrás de una estación sigue otra, segun viene sucediendo hace tiempo y el calendario está empeñado en confirmar, aunque hay una serie de días perdidos que no pertenecen a nadie, e incluso, en algunas zonas les apellidan para que no huerfaneen penitente por la longitud  y la latitud del tiempo creando bisiestos temporales dentro de cada uno,  ” El veranillo de San martin”, ” Por los Santos nieves en los cantos”, ” Malo si por Bernabé no ha dejado de llover”. Intentamos pensar que estos pequeños parapetos nos nos salvan, al menos nos salvarguardaran nuestra calma, cuando se nos rizan nuestros cabellos internos, y nos oímos , y nos oímos por la noche, incluso si rechinan las calles podemos hacernos eco, y sin querernos hacernos daño, la cabeza nos recuerda a la mañana, que ese día pertenece a las efemérides, ni a las sirenas de ambulancias, la gente espera a morirse otro día en los hospitales, si eres capaz  de mirar por los cristales, sabes de sobraque, hoy no compensa.Hay presos que en ese momento huelen la libertad, la miran a la cara, son capaces de notarlas en el mismo rostro. Pero si callera el muro, no se molestarían ni en escapar. El miedo, la libertad, el amor, y la calma se te cuelan dentro, te miran a los ojos. Son tan horribles que ni se  atormentan en mentir, se menten contigo dentro de las sabanas;  en esos días , no se preocupan, se limitan a acompañarte por segundos, a saborear, cada uno de tus gestos, de tus detalles. Tus manos sobre la mesa, sin que jures, ni repitas palabras de otros, aunque te vengan famosas frases de tus películas favoritas, de un libro que no devolviste a tiempo y escondes entre paredes. Tus manos te delatan , cuando se mueven, me tocan, si acaso tiemblas, en tus dedos las agonías de toda una vida, ganas de saber lo que aprendes, si te miro a los ojos,  veo manos que acarician,todos esos días y no recuerdas, cuándo de ellos vienen a visitarte y cuantos viviste. Se dispersan y eres tu quien vuelves, y con las mismas manos, vuelcas por no querer saber, cualquier agenda, los pasados anuarios.

002.jpg

Hoy, enfermo de hipocondria de ti, me ha pillado de lejos, este día antes que la amenaza amaneciera, el típico malestar fisico a las seis de la madrugada, no se que hacía la luz del baño encendida, pero tampoco me molesto en apagarla, apenas se oia nada en la calle, y era más insoportable que cualquier grito. Me gustaría no saberlo , y sin embargo me empeño en anticiparme, a pesar de que es lo mismo, el agua se enmohece de noche  en noche; si encuentro algún refrán procuro tacharlo, lapidarios me atormentan? , o por el contrario me hacen tener en cuenta que ni observo lo que ocurre hace ya días , cuando empece a tapar los cuadros con telas de seda comprados para la ocasión. Los colores varían por el tacto y las texturas, por extravagante, y por que empezaba a recargarme el dependiente, que con toda su buena intención pregunta, tan amablemente. Si no se moleste usted, si al fin y al cabo no me acarrea el menor inconveniente el responderla :- Que tono me suguiere para tapar la pecera de mi tortuga con líquidos enmohecidos , y algo que flota reemblandecido, (tuvo mejores tiempos California ), – Algún tono opaco para un televisor que lleva días, a medio sintonizar entre un canal de noticias 24h y moscas analógicas que ni me dejan escuchar y parecen  que huelen el sudor y la carne.- Tan distinguido caballero, antes que su jornada acabe me podría ofrecer algún  tejido con elipses isométricas , para los telares familiares, ya sabe , algo que cuadre con sus caras cuando deciden mirarse frente a frente.

Son estos días en los que tiene miedo de salir a calle Santa Compaña, desdibujados y de uno en uno, son expulsados incluso de los nichos. Maldita sea, comenta uno, mentras encima de la tierra ve como se le apagan una tras otras cerrillas para el farolillo. No lo siento, hoy a los muertos no se los llevan , ni siquiera tienen fuerza para irse , se olvidan su fotos bajo el agua, hasta que se deshacen , para borrar su alma. Peor que la sal , jamas crécera nada.

Me acuesto en la cama sin hacer,  no quiero comer nada por ahora , el poco hambre que tengo me ayuda mantenerme cerca del mundo de los vivos, por lo menos , es un sentimiento real , algo tangible de estas cosas que se pueden  contar con palabras, en cualquier sitio. Estoy lleno, lleno de cabellos rubios, que no reconozco, alguien tuvo estar aquí y, ya no lo esta, tal vez sin querer me volví a costar contigo, y sin ti, desde que vienes, y paras unas horas, ni siquiera se que hacemos cada uno aquí , me tumbo con descaro, y a la vez entumecido, cuando no coincidimos, y me regocijo inerme en la cama, como si fuera un heiser, y siempre descubro algo nuevo de ti, tan viejo como nosotros, un perfume – usas el uno de hombre,  mio por cierto, desde siempre, me gustaria decir- si yo hiciera memoria no me conozco antes ti.

mujer desnuda, desnudo blanco y negro, cuerpo desnudo, leyenda urbana, retratato de un crimen de media noche, desnudo, desnuda, blanco y negro[1].jpg

 

Si me movía por toda la habitación, ya sin preocuparme, la fecha a tachar al fin y al cabo estaba a punto de terminar, ese pequeño agujero negro e el que estaba metido, me hubiera metido, me hubiera dado el placer de buscarme un bolígrafo especial para el momento, si no fuera por oir el timbre, a deshora. Tú, de verdad, tú, este tipo de comportamiento normalmente estaría tratado con algún tipo de droga legal, medicamento, o una cuerda, mucho tiempo, y una silla poco cómoda para tomar conciencia.Pero los cuartos que llevaban hasta la puerta, parecían llevarse de forma poco amigable, la que no cerraba hacia dentro, sus giros en las bisagras  los realizaba hacia fuera, entorpeciéndose unas a otras, y todas las sillas por en medio, me tropeze con varias, clavándome alguna en el costado, tirando alguna otra, que a su vez partió una figura de loza barata, sin valor, más que el sentimental, de una niña jugando con un oso roto y a sus pies un cisne con corona.

Ah perdón, que si eras tu? , ni me fije en lo que llamaba mi obsesión, te bese, eso si, seguro, varias veces, pero al ver en tu camiseta, aquella frase en francés, cai por última vez. Llevo años sin cambiar el calendario, apuntar nada nuevo bajo el día de antes de ayer, sin decirte de verdad, con el pecho como la tela entrelazado “je t´´aime”. El próximo almanaque, o agenda serán el de tus horas, las de recogerte, las de tenerte cerca o lejos , pero al lado . Ya ni te quiero cerca, ni prometo tenerte al lado, voy a tenerte presente. Parando el reloj al hora en que ayer. Parando el reloj a la hora en que llegaste y nos cenamos.

Los días sin nombre, los días con apellidos, los refranes que entiendo, ni pretendo estudiar su significado,…sin ofender a nadie ; son para los que no tienen tiempo para los que no tiempo para estar contigo, verte de nuevo, ofrecernos unas nuevas horas y disfrutarlos

images (5).jpg

 

Anuncios

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s