De vuelta en el mes  menos correspondido

 

Me empiezan a asustar las coincidencias, tiemblo solo de pensar que ocurre los días que te quedabas en frente mía, mientras dormía con la máquina CPAC medio agotado en mitad de la noche. Han volado los retratos de los familiares cadavéricos que teníamos en mitad de la casa, por su puesto a tu antojo. No queda ninguna prueba de tus familiares difuntos vivieran con nosotros, pero había días que me daban ganas de ponerles hasta cubiertos  en la mesa, por tu forma de referirte a ellos durante el resto del día. La madera de nuestra casa por las noches no crujía por miedo. Y aquellos a los que llamábamos amigos, con pintas del siglo XlX gastando esos cortes de pelo y barbas imposibles. Incluso alguno se atrevió a decirme algo de Indie. Para independiente yo, que tengo que llevar todas mis pertenencias en una bolsa, y cambiar de habitación como un  atleta del fotoperiodismo de guerra, según el día de marras y como amaneciera al borde de unos labios que posiblemente ni conociera. Eso si era vivir al margen.

DSC00989.JPG

Encajonado en el mismo miércoles que se encuentran como una película maldita de género X en mitad de la semana, mientras dura la cogorza del finde, y puedo ver las semejanzas, tu pintura y la mia , las mismas, colores que desvarían y quieren encontrarse, en cualquier esquina. Mientras se derraman como lágrimas las púas verdes, en ambas manos las mismas, en ti y en mi confían, y caen, hasta encontrar tus dedos, después de mis uñas machacadas y marchitas. Bebo capuccinos en el bar de la esquina dándome importancia, para despertarme de este sueño. Enciendo sin ningún pudor la luz, algo provoca tu sonrisa. Todo lo que premeditado hacer, lo sabias con tres semanas de adelanto. Aunque finja desconocerlo, te me escapas eres todo lo que comprendo y desconozco.

DSC00950.JPG

Lo  único que nunca se me olvida es tu sonrisa. Se queda conmigo, cerca, sin ningún tipo de prisa. Pensaba que se quería marchar, que tendría prisa, nunca volvería a verla. Que me olvidaba como mínimo de tanta personas que se esconden en las esquina de una habitación escribiendo su perímetro de defensa y diluyendo su ataque en todo lo que pase alrededor o por encima. También me confunde tu sonrisa más allá de la nuestra esa sombra de la felicidad no duda en quedarse a mi lado el tiempo que haga falta, hasta que me contagia. Hasta que me creo un duro. Hasta que dejo de tener el alma dolida. Cuando la inadvertencia se lleva la parte en la que soy consciente  que pertenecemos a la zona que rodea a la diana y no puntúa , no vale de nada, a pesar de estar llena de agujeros, clavado todo el día. Nunca lloro, nunca dejas que mi alma se quede desértica, deshabitada.

DSC00949.JPG

 

 

Luces aparte días impares señaladas en mitad de una madeja, de lana viva, justo antes de matar a la oveja, quería que sintiera el peligro de ser perseguida. Sabiendo de sobra que no va pronunciar sus últimas palabras, en su último instante. No tengo prisa, la muerte es tan rápida como olvidadiza. A mañana no llegan los problemas, para el resto del tiempo de algo, tan asquerosamente común  que te estropea, lo cotidiano. Como para acordarse del difunto durante el resto del día. La muerte tiene un precio y no es el olvido, es escaparse de los Whassaps  y el menudeo. Los muertos tienen voz, la voz de los vivos, y estos tardes o temprano estarán muertos.

DSC00978.JPG

 Ahora conozco mejor, las notas con las que caminas

a solas,

partes de mi vida,

y con suerte, o un tal vez de la tuya.

Tiempos cortos expuestos al calor milimétrico.

Por un solo lado,

en el centro devastado.

Se de nombre,

soy tuyo al anochecer al levantarme.

DSC00970.JPG

 

II ( La cara B de mi mismo)

Borro con las manos

lo que miras

y quieres atrapar

 disipo nubes, y mi extraño

que vive pendiente de ti.

Se conoce tanto

que no se despega

de tus labios

de las palabras

que dictan de cada beso cóncavo,

buscando el angulo perfecto

que me amarre a ti.

DSC00991.JPG

Todos los órganos afectados

 

Las huellas dactilares sobre un cristal , como si fuesen a aclarar un crimen, aunque el drama parecía no ir más allá, de un trapo húmedo y un signo con el cual pretendía borrar cualquier momento que hubiese coincidido con tu persona. Contra el vidrio. Las campanas de la iglesia sonaban y le daban al instante un aire surrealista en el que el significado superaba a cualquier mente retorcida con simbologias de cualquier otro mundo o ciudad recóndita. Bien pudieran parecer ser ultra realistas, anunciando  el primer acto de una historia donde se sucederían los difunto. Unos detrás de otros, sin ningún tipo de miramientos.

XCVXBFB.JPG

 

A decir verdad dijera lo que dijera, echaba un tufo a blanco y negro que hechaba para atrás y en verdad las campanas sonaban cada 15 minutos, y a las medias hacían un ruido tal que se solapaban con las de menos cuarto. Algunos se habían quejado al cura, al alcalde, al procurador y a una lista tan grande y copiosa.  La mayoría terminaban perdiéndose en el farragoso mundo burocrático, antes de verse afectado por el papeleo, citaciones y entrevistas rimbombantes, que eran muchísimo más pesadas que las de alrededor También las escuchaban, y allí aparecían un tono más acaramelado y dulce.

DSC00925.JPG

La historia no tendría ningún sentido si no fuera por que uno de los monaguillos fuera sordo y empezara a aumentar la fuerza con la que se daban las campanadas poco a poco, hasta que era imposible dormir de día. Damían , se llamaba, y dueño de este pequeño detalle que no habíamos contado y a alguien podría interesar, en especial a los oriundos del pueblo.. Era imposible conciliar el sueño. Las personas caminaban cabizbajas, no se concentraban en nada.. Y el mayor halago del pueblo se volvió contra ellos. El día de la Santa, Santa Cecilia, se  colgaba un cinto de la campana un pañuelo de color azul. Lo tenia que hacer un mozo pecador y arrepentido, que durante el resto del año demostraría al resto que seguiría el buen camino, el adecuado, además de aprender un instrumento ( La Santa era patrona de los músicos ). A partir de ese día el pueblo no dudaría en ayudarlo en conseguir lo que necesitara, lo que quisiera que le hubiese pedido a Santa Cecilia. A nuestro amigo monagillo, lo seguiremos llamando Damian, a pesar de que no sea su nombre, para no mancillarlo,  y seguir con el cuento y nadie lo maldiga por el resto de los tiempos.

guujh.jpg

Damian había trucado las campanas y al subir el mozo arrepentido que iba a aceptar petición, cualquier petición, cualquier recado. Lo que fuera para demostrar devoción a Santa Cecilia. Empezaron a sonar las campanas, tocaron, y empezó de sus oídos a brotar sangre ( sus oraciones  iban encaminadas a emblandecer el corazón de Beatríz, la hija del panadero, que tan buenas palabras para el tenía, a pesar de pecados y osadías). A la primera un hilo, que bajaba por su patilla hasta la mandíbula, después a borbotones. Rotos los tímpanos, no volvería a oír a Beatriz, ni sus propias frases. Damian quisiera ser el próximo en subir, pero ningún mozo más subió con mejor suerte.Ninguno se esconde como Damian ( desaparecido) , ninguno a vuelto a sonreír, no por mudo ni por sordo, si no por la falta de Beatriz, quizas salto, quizas desaparecio, no la hemos vuelto a reconocer.

mujer rota por petalos.jpg

    Papeles rotos encima de la mesa

 

Eran dulces los dulces que me estaban haciendo salivar, a pesar de que no estaba acostumbrado, me levantaban el cuerpo normalmente, no me gustaban lo más mínimo. Ese sabor impregnado por toda la boca, y al final corriendo el azúcar por todo el cuerpo. Una amalgama de confite que a uno lo traspasa, un subidon en el cerebro y el cuerpo que no lo acompaña por la pesadez. En verdad, soy incapaz de diferenciar ya cientos de saborees. desde que me arrancaron los dientes, hay días en lo que la culpa, que la tengo yo por ir de listo. Tarde o temprano, tenían que pasar las cosas. Que me negase a hablare no iba a servir de nada, y de nada sirvió.

ppj.jpg

Me quedaría en el pecho con esa pequeña pinchazón, La persona fuerte que de nada en los días llorosos, para creer que por la culpa de uno, se tarda más en coger a los que llamábamos camaradas. Tarde o temprano todos pisamos los mismos sitios. Para dormir necesitaba creer de vez en cuando que había ahorrado un par de días a alguien de el infierno que salía yo. Más de uno me preguntaba si te cambiaba las ideas e incluso entre nosotros nos lo  preguntábamos. Lo que realmente permutaban eran los horarios de sueño y la calidad del pulso.

20140916kommunizmus-kutato-intezet7.JPG

Los dulces en ocasiones se utilizaban como moneda de cambio, cuando uno llega al tercer día sin comer, y se acumulan semanas en esas condiciones, de precariedad alimenticia. Si, un si muy grande, hasta que te resuene en la cabeza. Si uno tenía ganas de sucumbir a la tentación. Son quizás los peores momentos para tener conciencia. Si no lo haces, te duele hasta morir, el cuerpo, y si lo haces el alma. Al fin y al cabo, nos quisimos convencer a nosotros mismos que nos convendría pasar hambre, la mayoría de los alimentos, que nos ofrecían a patadas. Contenían tal cantidad de bacterias, porquería, o mierda, que les hacia el la mitad del trabajo.  El dentista nos sacaba las muelas sin anestesia , mientras chorreabamos por la boca.

tumblr_inline_odz5dqhkHf1u0g4qw_500.jpg

La misma farola titubeaba todas las noches y las mañanas, cree que se va a escapar a la misma hora. Tarde o temprano alguien se acelera y  termina por apedrear, su bombilla, bastante más pobre que lo que uno acertaría a imaginar. Otros días al regar se moja, y no da luz. Pareciera que siempre se pusiera en el sitio clave, para amedrentar al resto de paseantes que preferían la oscuridad, donde se esconden de su conciencia. Donde los actos no paran de suceder delante de su conciencia, jugando con sus ojos. Momentos condenables o alabados, delante de ellos mismos, para que juzguen y decidan recordarlos o que caigan en el olvido para siempre, mas allá de su moralidad.

tumblr_static_tumblr_static_filename_640 (3).jpg

En alguna ocasión nos juntamos, en realidad, ni siquiera eso nos gusta. Ver las caras de las personas que te apoyaron en su día debería ser motivo de alegría, pero en ese sitio en ese lugar, en el que nada se veía, todo oscuro, nadie distinguía a nadie. Recordabamos más algunas jaculatorias, que los ojos con los que gritaban. Algún que otro compañero ahora juega a las cartas, me dice que es el único sitio que puede mentir tanto como allí. Lo apuesta todo a una carta, con gente que tiene las cartas marcadas de antemano. Muchos somos los que queremos huir, otros siguen rememorando de cualquier forma su pira victoria. Bajo la camiseta, pequeños cortes, heridas pequeñas , gritos ausentes y minuválidos que te entierran. Todos juntos somos nadie…tumblr_static_tumblr_static_filename_640.png

 

               Clara

 

Con 38 años, tu nombre me resbala, entre los labios, y los dedos entre caricias y tejidos blandos, sueños, que se escapan donde se quedan atrapados. Tus ganas, atadas entre la lengua y esfinges. Mi nombre se escapa, y te sigue mirando. Entre lo que debería hacer y lo que hago día a día, lo que no puedo no soportar no hacer. La única superioridad vestida que existe en mi es la que no deja de hacer lo que le place en cada momento, lo que a ti también te place. No parar de disfrutar por debajo del sombrero. Saltándome el sentimiento de cárcel de arena que para mi pretendían, buscando a cada instante la puerta al  nicho, donde los muertos no son más que los  pensamientos que me muerden al no tenerte a mi lado, confirmados en su fe. Un fundido en negro, tu cara y un fundido en negro. Te necesito a tiempo completo, cuando te tumbes sobre mi cuerpo, comprenderás por que. Ambos sobre el suelo, el mismo infierno. que se tolera juntos.

edipo_esfinge.jpg

Otra hora pendiente del fuego, calentándonos con lo que tenemos, ni mucho ni poco, lo que tenemos. Cada uno lo que posee, nosotros personalmente menos que algunos de nuestros vecinos, con los cristales clavados en las plantas de nuestros pies, en nuestras uñas. Quisiera tener al menos tener un pijama para cubrirme, ofrecerte un camisón  para no verte tiritar, ni siquiera me entero de lo que me dices por el tembleque.  Esto no es un desarrollo por mucho que nos prometan. Palabras excesivamente ordenadas, pendientes de un caos ortodoxo. Sabañones y heridas entre los dedos por los dedos, no sorprenden ninguna persona ( se esta coonvirtiendo en la forma natural de actuar de cualquier persona) . Obscenamente despreciable y oscuro. Mi diagnostico no va más allá de mis recuerdos, mi madre se llama Clara, evita los golpes, soy grande, soy Füher. Mi amante la que es capaz de dar por mi la vida, me sostiene y discute sabe mis decisiones antes de pensarlas, me sabe letra a letra, es ella, Clara. Clara Petucci, mi amante, y yo, yo soy grande. Nadie me habla en este sótano,  en el que permanezco atado, pero se quien soy, soy grande.

1328718794_extras_albumes_0.jpg

 

 

 

 

Empiezo a comprender que mi pasado es como una gran goma de borrar, en la que en vez de escribir día a día , se van borrando momentos, nada que encontrar, a pesar de cada paso, fue dado para tenerte cerca. Durmiendo cada día en un sitio diferente, más áspero que el anterior, cerrado por vallas metálicas. Las ventanas no dan a los mejores paisajes que haya visto, ni a campos de miel. Solo frío, y la electricidad alrededor, recorriendo el suelo y todo aquello que preferiamos no haber sabido.

25563.jpg

 

Poco más de una década, y la fruta estaría podrida. Ahora somos el resto, lo que a nadie le apetece mencionar en ninguna conversación. Esa pequeña idea que no compensa. Mejor intentar que sea el asunto un poquito menos consciente. Tiras dulces para cazar moscas , un poco de brebaje azucarado a la hora de la caza. Esos es lo que somos, carne de caza menor. El insecto que se posa sobre ellos. Empiezo a tener ganas de demostrar algo, y no se exactamente el que. La velocidad con la que me intentan ver caer es tan rápida que rompería las leyes físicas.

Abriendo puertas más allá de nosotros mismos. Me empiezo a interesar por el resto de la operación matemática ( la división), el resto es lo único que nos va quedar. Nos vamos a estrellar sin tener nada claro . Ese borrón oscuro es lo queda. La realidad no es una sensación . Después de unos años escondidos por los dibujos de los sótanos, entre las paredes, preguntándonos por lo verdadero, y el vertedero de este. Nos confundimos Clara, donde nos llevas, ahora tendremos que apechugar con la verdad. Besos, los mínimos, nos amenazaron. Cuentame, una vez más…DSC00930.JPG