Podrian parecernos distintos a primera vista, púes se quedaban en meros detalles sus diferencias. Leves grietas de unos a otros o simplemente colores al empezar el día. Todo sugería en la persona que lo observaba un cambio, algo que no podría interpretarse a simple vista, hasta que se sentaba a vivir con ello. Las diferencias de cada una de ellas los caracteres de la gente. Todo variaba. No siempre podía ser uno gracioso, o el perro simplón y monótono de las meninas. Aunque pareciera  que todo se dislocaba y pareciera que se movía de sitio cuando debiera y menos lo esperábamos. La gente no gustaba saber de vidas ajenas aunque, no dejaba de haber algún que otro chismorreo, que ocupaba el verano o el invierno entero.

imagesjkljkl.jpg

Tenia la piel curtida en tiempos duros , en metros salvajes, que hacia preguntas, de una en una, si valía la pena,  un día tras otro, con una temperatura trágica y con esos trabajos que parecían que hacían siglos no haber avanzado. No existía mejor técnica que la del brazo humano. Se podía mejorar el tiempo, a costa de bajar la calidad, pero era justo donde Adelina se negaba a ceder, y donde a Marga por mucho que la doliera, jamas dejaría que la comieran terreno, pues era la mejor en lo suyo, y así era, pues seguía siendo la artesana que había sido toda la vida. A pesar de que para sus obras tuviera que trabajar un día o dos, y claro lo encarecería, y eso no lo quisiera entender más de uno al tocarle el bolsillo. En realidad eran obras maestras, a las que a pesar de su tamaño nadie podía calificar de pequeñas.

New-font-b-3D-b-font-DIY-font-b-Diamond-b-font-Painting-House-Decor-scenery.jpg

 

Rodolfo siempre había estado pendiente de sus trabajos ya fuera con el vidrio, la orfebrería y la cerámica.  Incluso cuando Marga era tremendamente joven la propuso matrimonio, como si fuese una vaca y estuviese en venta. Aunque a más de uno le extrañase . A Rodolfo el tratar al resto como trozos de carne con ojos, a los que podía colocar y quitar a su antojo le era familiar. Era tal su visión del resto de personas que no incluía el saludo en ninguna de sus conversaciones, ni cuando entraba, ni cuando salía, parecía una tontería  pero así era. Dejado ver el grado de impotencia que se daba, y a su vez el que los demás lo tenían, que ni se molestaba muchas veces en dar los buenos días.  Mientras se pensaba que el resto le rendía pleitesía. Si no decían nada es por que no había que decir cuando el se iba.

manos-artesano.jpg

 

Tenía poca tinta y a pesar de ello , me caben muchas palabras, se me cuelan por los costados. El mapa del día a día con un poco del esfuerzo que le sobraba, y el tiempo que le comía cada obra. Para decir la verdad, si sumasemos las horas de trabajo que dedicaba al día nunca bajaba de 15, lo que hiciera extra se lo quitaba de dormir o descansar. Fue construyéndose. Aprendiendo de todo aquello que ella creía que mereciera la pena. Salir, iba a salir de aquel pueblo y nunca dejaría la artesanía, pero  con alguna recompensa al menos. Estudiaba al menos, las cosas que veía útiles para la vida, y el bachillerato,y que leches!!! , que era el siglo XXI y la carrera la podía hacer a distancia , y licenciarse en historia. a lo mejor no hacia falta en todos los sitios. Ni la filología de lenguas muertas seria la juerga padre, pero era lo que tenia no ser tan mala persona.

198579557-ballesta-gubbio-flecha-artesania.jpg

 

 

Algún que otro amigo que con el tiempo cumplía sus promesas. Ella saco la carrera y la mandaban libros, los traducía. No era mucho libro, pero no le faltarían, siempre uno pendiente, siempre una revista. Así aumento sus conocimientos. Esos compadres que siempre cumplían lo dicho, como ella que nunca dejaba de lado a los que apreciaba, aunque significara un esfuerzo, menos sueño, más horas de viaje, lo que fuera. Nunca se quedo colgada. Un pequeño cargo en la concejalía ayudando en la restauración, de todos los monumentos de la región. Unas voces haciendo coro, una casa donde dormir, unos amigos que la quieren. No volver a ver a gente como Rodolfo. Quizas un novio, que al principio niega lo que a todos es evidente, quizás ser esa a la que se la cuida con las manos. El sol ardiente y el fuego de aquel a quien quieres.  

imagesklk.jpg

 

Me di cuenta, de mis ronquidos fuera del                                      final

 

Anuncios

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s