Botellas malditas demasiado pequeñas

 

Un diablo inerte, incapaz de tener una conciencia, por la que pudiera acordarse cuando era mañana, o tan siquiera  anteayer, cuando debían de pagarle, se le perdían las almas entre partidas de cartas y rifirrafes. Lo único que solía hacer a tiempo era dar de comer a sus perros. Cancerberos bastante juguetones a los que había que llamar la atención, pero bastante más obedientes que su amo. Había perdido la perspectiva, total ir a recoger almas perdidas, no veía claro que fuera su obligación. Otra cosa es que se perdieran hasta su puerta y quieran entrar a verlo, era lo suficiente hospitalario como para abrir su templo, en el que mostraba las atrocidades más profundas.

images.jpg

De lo malo lo peor, torturas, daños y vejaciones, para aquellos que en su vida, no habían reparado en el otro, que con el prójimo no tenían ningún tipo de piedad, con verlos sufrir se divertían, y azotaban en sus puntos débiles, sin piedad. Les arruinaban moralmente, achicharraban, volteaban moralmente su última esperanza ,cualquier chispa de vida que les quedara en la manga o en el bolsillo de atrás, como último as. Disfrutaba con ello a que negarlo. Aquellos que hacían daño , recibían sin ningún pudor algo parecido a lo que se merecían, y nadie podía averiguarlo, pues solo con pensarlos, o mirar, por la rejilla de la que disponía en su sótano no se podía volver a dormir tranquilo, durante un trimestre,  y un día, así era el.

Royocaido.jpg

Pero aquellos despistados, pobres diablillos desolados, engañándose, que confunden un pecadillo con un rato de diversión, lo único que les podía hacer era trampas al tute, fotocopiando ases para ganarles sacando fules imposibles. Dar besos, fuera de hora, cerca de la iglesia más cercana de ese cura repipi que no paraba de fastidiar, cuando se el cogía dinero del cepillo, para gastarlo en vino, fuera del templo y darle a la gula en un restaurante con más estrellas que un militar. Lo pasaba bien con aquellas muchachas largas de mente al solucionar un problema, y cortas de falda, capaces de aguantar de feria mas de semana y media, que al regalarlas unos zapatos nuevos, no aparecían antes de las seis de la mañana, después de un buen reventón.

images (1).jpg

Diablillo era pero también tenia abuela, y algunas de ellas también habían hechado en algún botón en el cepillo y, en vez de agua bendita preferían el chinchon y, con las velas de la capilla se permitían de vez en cuando el encenderse algún cigarrito Wiston o Ducados, al fin y al cabo. Mientras tiraban los trastos al curilla cañón, pájaro espino ( viejecita, que no ciega ). Este diablillo tiene sucursal y te espera cualquier día. Pierde las tarjetas de la direcciones, pero no los flyers de copas a su recinto, con copa en la  invitación.

6293657461_71e188f6db_b.jpg

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s