Olores sin gusto alguno

 

Era mi cumpleaños, de hacho es, pero desde no hace no tanto había perdido el gusto por celebrarlo, sería bastante impactante decir que desde el accidente de tráfico no me apetece. El accidente de Bárbara. Ella perdió la vida. Iba de conductora y el coche de enfrente no pudo esquivarla, chocando de frente. Se metió literalmente en su parte delantera, sin que nada se pudiera hacer por ella. Todos los hierros posibles se clavaron contra ella. Fue su propio Moby Dick, toda la vida persiguiéndose a si misma. Alejándose  deprisa de nada y viviendo a una velocidad de vértigo. Acercándose algún día a lo que era capaz de pensar. Todo eso lo plasmaba, luego en sus cuadros, y sus inventos, los que claro, ella misma lustraba. Solo podía terminar su conciencia con ella misma de una forma épica

_sonrie_gif_by_aricyrus-d5cmyyz.gif

 

El desastre que nos acompaño a aquella noche no vino solo, Giuseppe no volvío a andar y tuvo que dar gracias a que viajaba en el asiento de atrás, totalmente ebrio.  Entre el alcohol y todo tipo de sustancias ilícitas que paliaron según la doctora, el dolor que tenía que recorerle por todo el cuerpo. Era la primera persona que conocía que la droga le salvaba la vida. Al pasar a la parte trasera del vehículo, para preparar unas rayas de cocaína, y estar más cómodo, palio el impacto.

ACCIDENTE (3)-773764.jpg

 

Bárbara nunca fue una gran conductora, saber que la fiesta que se estaban corriendo, todo incluido la estaban cargando a mi cuenta desde la entrada a las mimosas de antes de entrar a la discoteca al talco, y conocer que era un cornudo, con el que consideraba mi mejor amigo fue todo uno. Giuseppe  fue recuperándose, tardó cerca de 5 en despertarse, y un par de semanas en hablar. Al principio dieron por desahuciadas sus piernas, pero fue más valiente de lo que me apetecía en esos momentos, y conseguimos que se levantase de la silla de ruedas., pero jamas abandonara las muletas, ni esa cojera, por mucha velocidad que quiera alcanzar.

images (2).jpg

Se podría decir que desde aquel accidente no celebro mi efemérides más importante y no pongo velas a las tartas, pero a decir verdad, me guardo todo lo relacionado con Bárbara. Prefiero pensar que ahora puedo ayudar a muchísima gente a ser feliz y eso en verdad me ayuda y me agrada, me hace sentir bien. En realidad, feliz, en realidad, totalmente, creo que totalmente ya no me toca, eso lo fui con ella. a pesar de que fuese una mentira, y su vida acabara de forma tan trágica. Ahora supongo que me queda, el mando a distancia de mi equipo de música, y esos pequeño paseos que doy, por países extraños, y por los pasillos de los hoteles cuando viajo solo o con Giuseppe. Dando conferencias sobre empresas, y marketing, a pequeños y grandes emprendedores ricos.  La mayoría no me los creo.

images (4).jpg

Creo en las personas, y si yo triunfe, fue por algo ajeno a mi y, fue por que a Bárbara le encantaba lo que hacía. Decidi poner todos mis esfuerzos en ello y, sentarme junto a ella al final del día o cuando venía a visitarme, por verla sonreír. Ahora no me apetece celebrar mi cumpleaños y lo he de reconocer, ese día me dejan en paz. Lo que era un fiesta y juega. Se convirtió en un verdadero luto. Un momento para esperar. Saber por lo que sea, que sigues cerca, en algún sitio, si no vienes voy. Síntomas de viejo precoz. Sintomas de querer volver a verte sonreir

images (3).jpg

Anuncios

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s