| elcasodeandresitonadadotcom en WordPress.com

Aceite por encima de la hora ( segunda parte)    Un nuevo conjunto de relojes. Cada uno una ciudad. Tan cerca de todo el mundo que tenía miedo que todo terminara. Cajas de plata y madera. No d…

Origen: | elcasodeandresitonadadotcom en WordPress.com

Anuncios

Aceite por encima de la hora ( segunda parte) 

 

Un nuevo conjunto de relojes. Cada uno una ciudad. Tan cerca de todo el mundo que tenía miedo que todo terminara. Cajas de plata y madera. No dependían de quien fuese el fallecido o el anillo que portaran. Todos tenían algo que reposar ademas de su cuerpo. Con un mínimo de significado entre líneas, un dibujo. Dulces que se fueron quedando secos. Lapiceros rotos o clavados en la crisma de alguien. Otra persona que salio a fumar a la calle. Y cuando llamaba al resto era incapaz de contarles al resto como llego allí. Que pretende, que deseaba…cuantas veces lo intento.

imags.jpg

Te veo y lo vuelvo a empezar. Un solo movimiento y comienzo de cero. Macetas con formas extrañas, que contonean plantas exóticas, tanto carnívoras como delicadas. Feroces que gustan de insectos y gotas de sangre. Animalitos atrapados por siempre entre sus pétalos y tus manos. Huyendo de telas y arañas. Niños y niñas que se aprendieron el juego y corren cuando ven al lobo, no se dejan atrapar. Huyen de esta vida o de tu misma persona. Los dos teneis preparada alguna sorpresa.

imagesete.jpg

Alguno se queda con los ojos cerrados en una esquina con miedo de no verla. Resuelto, estabas tan pendiente que ya estabas encima , sin saber en que postura abren los palacios y recitan una a una las letras de tu nombre . Aprenden a bordarse las iniciales en la espalda. Abrazado a la oscuridad. Entre las semanas, dejarlas que crezcan, semana tras semana, otros desaparezcan.

b73b5c26b73369cc3435847ef537aa35.jpg

   Aceite por encima, la hora justa

               ( primera parte)

 

Cambio de color en cualquier momento. Al menos se que me encuentro fuera de los sitios adecuados, cuando me conviene alejarme. Paseo las frases por mi boca y, a la hora de la verdad huyen. Pueden aparecen en cualquier persona y consigo liarme. Cabrear a cualquier personaje de la escena. Lo que parecía tibio de repente alcanza una temperatura obscena. Un calor que nadie hubiese llamado poesía. Cubos de basura a la misma altura. Tu mente y la mía desetructuradas, cortadas por un patrón que ninguno de los dos pedimos.

descarga (24).jpg

Y aquí los dos contando los días por los que no nos queda más remedio que cruzar los mismos pasos de cebra, por no jugarnos la vida metafórica . Servilleteros vacíos. Hace tiempo que ambos tocamos fondo y, pensaste que una limpieza dejaría a punto tus huellas, un gesto cualquiera o, culpa se borraría por sacudirte las manos y, decir unas palabras piadosas. LLamar al viento las palabras y, perseguir por jerarquía por donde empezó  lo que veo e intuyo.

tiempoespiral.jpg

 

Todo blanco impoluto. Tazas huecas con un fondo especial para leedores de posos y penas, también letristas. Lo único que te queda por demostrar que cada vez que aparecías, solo se cometía un crimen, un pecado y, no varios como decían. Abro la boca y surgen moscas.

images (100).jpg