Sin más remedio

 

Empezaba las tardes como podía y sin más remedio. Si lo pienso lo primero que hacía era un tachón y, a partir de hay se vería. No estaba mal nos á a pensar, a decir la verdad es un hecho al que no preferiamos ni enfrentarnos. Las primeras ideas  borradas de isofacto, así que prefería ni tenerlas. Un trozo en blanco que se perseguía a si mismo, hasta llegar a la ducha. Una obligación que se perseguía a si misma, que rompía la monotonía de permanecer averiado. No permitiese a si mismo moverse, avanzar en ninguna dirección , jamas contemplar  la huida.

images (81).jpg

Había que presumir de conocer de sobra al adversario o a quien se cruzara en un primer momento, con el gesto de su cara, a la primera frase. Yo seguramente más torpe y abierto a todo tipo de posibilidades, después de conocerme cualquiera sabía que era capaz de volver de Estambul pasando por Florida, por el mero hecho de probar por cualquier bar de carretera, unos deliciosos Daikiris de fresa. Nunca descartar ninguna posibilidad por estúpida que parezca. El ser humano es capaz de eso y mucho mas. ( inventar la prensa amarilla, mas allá de la rosa. Conseguir que los niños adoren los juguetes de guerra y normalizar la prostitución mientras nos parece indecoroso que Jesucristo pudiera estar enamorados a sus 33 años ) .

images (83).jpg

 

 

 

Cuando las letras que me faltan para mi tesis doctoral, jamas tuve que empezar, a nadie le interesan los relamidos. Eso era lo que había oído más de una vez y, ahora era yo mismo quien lo pensaba y, en el trabajo que pensaba desempeñar a nadie le interesaba mis propios temas recurrente, o comidas de tarro: ” Suicidios tolerados y sociedades que suicidan y menosprecian “. Según quien fuera  y el momento histórico, el sitio, una muerte pactada, podría verse como un hazaña o la mayor cobardía. Al fin y al cabo el final de una historia. Lo que importaba era que continuara el cruel y coqueto día a día. Besos enlatados, risas incorruptas de serie de televisión.

Desde ahora sea el sentimiento que sea como una conserva de anchoas partible por la mitad por la que se escapan sentimientos salmuerizados, con una muerte, pactada hace años, meses, días. Se pisaban m los pies y no contaba nada y, le dolian las manos de apoyarlas contra el suelo cada vez que tropezaba  y debía de darle a la caída alguna excusa. Ponía su cara la única que tenía la de valiente y, la de no saber cuando sera la próxima vez que tendrá que sacar pecho, esperar para excusarse.

tumblr_static_filename_640_v2 (4).jpg

Lo siento, me voy. Un movimiento prófugo, sin ningún tipo de invitación. Un lamento sin lágrimas, a duras y a maduras. Abra que guardarlas para cuando de verdad se necesiten. Cuando de verdad sucede alguna pena. Un Moby Dick que se nos escapa a la razón  y nos expropia las ideas y, bromas dando rienda suelta, para escapar del arpón que no consigue alcanzarnos ni un refunfuño. Que quede para la risa, para la emoción, para los días buenos, para cuando estemos los dos.

descarga (14).jpg

 

Anuncios

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s