Desactualizados

 

Me duele de vez en cuando, no siempre . Mentiría si me convierten en mártir, simplemente soy una herida abierta, que no cierra que se queda detrás del tiempo mudo, con la suficiente caradura como para no exponer más de lo debido a los golpes y las ofensas, mientras los demás esquivan sus estigmas, e incluso hay quien falta y quiere hacer de Santo Tomás de Aquino  y comprobar la veracidad de as heridas  mientras uno se desangra. Partes partidas de una misma idea. El asesino y el maravilloso e impoluto inspector que reconstruye el crimen. Dos veces muerto. Me aguanto la risa mientras recibo las ofrendas y las monedas, de aquellos que rezan por mí. De las lágrimas no me puedo parar a hacer cuenta.

descarga (46).jpg

Cada vestido sucio y raido un trofeo más. Un pequeño dolor por el que recibiste un tanto por ciento, no puedo evitarlo. Tasar los méritos en oro, huesos rotos que valen la mitad, si siguen vivos. ¿ Donde hay un pobre diablo dibujando el torso de una víctima?. Hay algo que me conmueve en la esperanza de encontrar con vida a la última que vino, con la ropa de calle raida. Una foto que quería para si misma un final, una luz en mitad de la carretera,en la cuneta de al lado de camposanto.

imageshrhgrh.jpg

Puedo redactar lo que me pidas, del color que quieras. Una mala pose de un pésimo día. Para que alguien pueda irse a cenar y a la cama tranquilamente, sin ese miedo de cumplir con su religión. Mientras sabe que en realidad hay algo entre sus dientes que apesta. Algo que no puede ser terminado, su propio afán de mediocridad. Pasan los días y las líneas aparecen más torcidas de lo que se atrevieron a escribir los sicarios de Dios. Tengo una mente enferma. Y tu el gatillo fácil de un arma descargada.

02d62abd63222befe6587482192159b5.jpg

 

Tienes tanto dolor que darme que no sabes cuando comenzó el problema. Noches impúdicas para seminaristas que se replantean el día que debieran colgar boca abajo a quien les mintió acerca de sus votos. La mitad de ellos ni siquiera existían. Hacer promesas que huelen a debilidad, volver a extraer de debajo de la puerta grande, sin que se puedan escapar los verdaderos ladrones por la chica. Cobrar peaje en la puerta de atrás. Comprobar que no somos tan diferentes. confesiones a los oídos.

imagestt3t34.jpg

Los mismos finales. No eran capaces de diferenciarse los unos de los otros. Palas esperando en mitad de la arena de fosas comunes, sin preguntar. Sitios inacabados de gente corriente. Manos que se estrechan. te espero al cruzar la esquina. Hendiduras de un viejo puñal. Siempre las mismas, olvidadizas.

bad-kids.jpg

I

Me duermo en la luz,

y allí te encuentro

pegado a la ventanilla arruinando al desdén.

 Se que otros

se quedan y no saben volver

imagevkñdvklsv.jpg

II

Dos velas

( sin mentiras) sin motivo

leo lento,

me encuentras suspendido

dos horas antes del entierro.

 

 

Perdón de Demora, gracias por estar ahí, Este fin de semana atrapado por la mudanza, entre mueble y mueble, existe un espacio secreto donde se ocultan los cuentos.

 

Anuncios

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s