Tazas de café a medio servir

 

Cada vez se iba haciendo más de noche,  y aunque eso no era una sorpresa pues pasaba cada día si que se estaba convirtiendo en una incomodidad. Deberíamos de tener preparado par antes del amanecer un pequeño intercambio. Dinerito contante y sonante. Lo sustituiríamos por el cobarde y  cara sapo de Gabriel pero no todo ocupaba el mismo lugar en la sociedad. Se nos ocurrio dejarlo con un poco de ese dinerito cerca, como si quisiera amasarlo, robarlo y al verse totalmente pillado, alguno lo hubiese rellenado el cuerpo de plomo. Unos cuanto disparos superficiales para que se quejara un rato y, después en el corazón para que parase de protestar.

tumblr_static_tumblr_static_filename_640 (2).jpg

Nos pareció una gran idea, dejarlo muerto bien fiambre y además que cargara con la culpa del robo. Nadie de su misma camada, se su cuadrilla de amigos hubiese sido tan cruel con el. Con una bala en la cabeza hubiese bastado. En realidad eso era hace 2 años cuando todavía alguien creía en los códigos de honor, en las palabras y en los choques de manos. Hoy en día nadie estaba seguro hasta que se metía en la cama y cerraba  sus hijos las puertas de las habitaciones. El que más tenía era el que más engañaba y, esto se nos estaba volviendo en la contra. Como el maldito muerto de Gabriel.

tumblr_nzk6m6eVEn1s5cr98o1_500.jpg

 Dejarlo a la vista de la gente dio que hablar. No en los periódicos, o en la radio, pero si entre nuestras cabezas o patrones. Nadie nos conocía al fin y al cabo, solamente eramos dos mierdas, aquellos de los que se quería librar cualquiera. Y a lo que nos dedicábamos era librarnos de todo lo que le sobraba al resto. Aquello que si asomaba la cabeza, terminaba molestando . Ahí andábamos. Cada día que pasabamos en algún sitio se podía oler, un poco a boomerang, alguien seguramente la había cagado previamente. Seguramente se quiso quedar con algo que no era suyo. Un pequeño golpe de suerte que le habría enriquecido de alguna manera de la noche a la mañana.  Y allí estábamos nosotros, como el día de todos los santos para poner un poco de orden, nivelar la balanza y dejar en lado negativo tanta alegría. Lo que solía costarle a alguien una hemiplégia de por vida. Las rodillas, no volver a caminar. Un hijo, cualquier motivo que se nos ocurriera que era bueno para poder llorar el resto de la vida.

Imagen7.png

Ejecutar delante de una madre a sus hijos pequeños era una delicia para ocasiones delicadas que surgía efecto desde la primera hora, ella no volvería a ser la misma, ni volvería a dormir tres horas seguidas, y es que a parte de ser seres imaginativos, nos encantaba servir los platos fríos, como un sushi de ser querido a un hambriento de semanas. Hasta verle vomitar lo único que le alimentaba. Días impares para mentes cuadradas que creían que eso de robar y chulear eran cosa de pocos. Disfrutamos de nuestro trabajo. Nuestro perro come reinados, comete asesinatos. Abuelitas que lloran la música de nuestro Cadillac Locura

haptico.jpg

haptico.jpgImagen7.png

Anuncios

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s