Cuarzos terapeuticos

 

Miraba por la ventana, en realidad miraba como observabas cualquier cosa que te llamaba la atención y con eso disfrutaba. Todo para ti merecía la pena y eso en realidad me energizaba . La primera vez que te observe como ponías atención en algo y le sacabas provecho, y por millonésima vez como la inicial, con la que te formabas una idea. Eso refrescaba mi mente. Te formabas una sensación nueva cada vez. Necesitaba llegar a tiempo y tu tan solo el viaje, así que hicimos un buen equipo de fotos viejas y cuadros nuevos, todo tenía un significado previo, pero se podía escribir encima. Eso nos daba una buena ventaja sobre la imaginación y las baldosas que esperaban ser pisadas por espíritus muertos.

8A7.jpg

 

El próximo día que te vea con conocernos de nuevo, volver a sacar a pasear nuestras rarezas, nuestros mejores deseos, nuestros besos, nuestros despertares, y los cristales antiguos con los que fabricarnos caleidoscopios.  Frases antiguas que pertenecieron a poemas, frases celebres de gente que cuando nos reuníamos se negaba a participar en el grupo de los muertos. Tengo ganas de pasear de oír las campanas y pisar el césped mojado a pesar de lo que ponga en los carteles y la hora que marquen los relojes de pared de las personas serias. Me he pintado la nariz roja como la de un payaso. Tengo el tiempo contado, un reloj de agua que se ahoga segundo a segundo que mide las burbujas de aire que le restan y tiñe de colores nuevos.

imagesbghmj,,.jpg

 

Me llamas desde el fondo del pasillo, de repente oigo ese tipo de timbres que te gusta usar unos discordantes como los de un hotel, que hacen un ruido horrible y son capaces de sacar a cualquiera de quicio excepto a nosotros que seguimos haciéndolos sonar. Cascabeles colgados al cuello y cuencos tibetanos que acallan la mente y nos vuelven más dóciles. Deseo permanecer en una meditación profunda, sin embargo nos limitamos a comer por la ciudad, dando tumbos como dos tarados que pretenden buscar peces en los charcos. Y cuando los pisan ven arco iris de tamaño enano.

maxresdefault.jpg

 

 

 

Volvemos a viajar esta noche. A cualquier otra ciudad a la que existan pasajes, a la que se pueda, a cualquiera que deje las fronteras abiertas por la noche y sin darse cuenta nos sellamos nosotros mismos los pasaportes, al fin y al cabo lo mismo da mañana que pasado. Tendremos los mismos años que un niño o un anciano, igual nos da. Cartas de tarot sobre la mesa. Podremos brindar mientras hacemos malabares con copas de vino rellenas de coñac. Devaluados los palos, en alza los besos y abrazos. Donde viajamos, nos dejamos conquistar.

imagesasdswdwd.jpg

 

 

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s