Empadronado sin vivienda

 

No encontraba nada que me justificara, ni yo mismo ni las luces que me rodeaban. Todo el decorado era perfecto lleno de neones, y mi vida se integraba en ellos a la perfección. Comida rápida que destrozaba mi estomago día tras otro, bares de bebida infame y barata, en las que las horas felices se repetían y me dejaban K.O. Hasta llegar a casa donde encontrarme con una sobre de sopa. Zonas de stretease con luminosos fuera que podrían dejar ciego al más pintado y una penumbra en su interior que no permitían siquiera encontrar el mechero.

jh60z9.jpg

Las chicas ya eran tan buenas compañeras que me ofrecían lumbre según sacaba mis cigarrillos de color negro y las copas que parecían fosforescentes a la extraña cobertura de la luz de dentro del local me servían de linterna cuando mi vejiga decidía que era hora de encaminarse hasta el baño. En mi casa me apañaba con flexos, la luz del techo me hacia daño, así que tenía desparramados por toda la casa unas pequeñas lamparillas que me hacían todo el trabajo y escondían la suciedad en la que vivía.

tumblr_m51x69K0LC1rnmqv4o1_r1_500.gif

Ceros a la izquierda se encontraban en mi cuenta. El dueño de la sucursal del banco donde de vez en cuando iba a cobrar algún cheque o transferencia que me permitían seguir con la vida me observaba con ese pequeño recelo de que algún día sacara un arma de debajo de la ropa. Ya no para atracar el banco si no a el que a parte de ser una rata inmunda era un angustias. Cobraba a 15 días vista con lo cual no me quedaba otra que quedarme en casa trabajando por las mañanas, escribiendo chorradas para revistas que por lo menos tenían la decencia de pagar.

imageso'iu097.jpg

 Inventando entrevistas e incluso haciendo reportajes que tenían una antigüedad de 10 años, pero nadie preguntaba de donde salían. La única ventaja era poder desayunar con un bloody mary en la mano mientras tecleaba sin que nadie me tachará del borracho infame que era. Una pequeña peculiaridad para los anales de la historia. Con todas y con esas también dedicaba tiempo a un libro que llevaba cerca de 9 años escribiendo y era lo único serio que salía de mi ordenador junto al simulador de juegos de los 80´s , peor pagado pero que me permitía irme a la cama con un regusto a revancha.

367.jpg

Los días buenos iba al barrio Coreano, donde podía saborear algo que no preguntaba que era en la calle y beber soju mientras hablábamos de política dictatorial del norte, que me la traía más bien floja, y con la que se soltaban a la hora de invitar a cerveza y más soju. Mi cerebro se empequeñecía pero me imagino que parte de escribir y vivir esta en esto , como traducir sus cartas del ingles que envían sus familiares mas asentados y acomodados. Me imagino pero no quiero vivir entro otros jodidos feos y blancos. Me gustan mis neones, mi gente, mi sopas, la gente de mi barrio.

imageshooioi.jpg

Anuncios

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s