Se ríen las expectativas

 

Tengo que mirar el calendario. Con un dolor de cabeza que no me deja adivinar el día exacto. Mareado. Me salva la tentativa de que en ninguna parte del mundo es nunca la misma hora. Así que puedo vivir en el pasado de cualquier otro país. Algo más lento de lo que me siento. Como un instrumento de cuerda al que se le almacenan las notas y, se le traspapelaran, incapaz de dar una sola por canción. Un concierto desafinado a merced mía y de lo que pienso. Incapaz de dar un paso por miedo a agravar mi enfermedad. Todo lo que veo me resulta irreal a pesar de saber que esta ahí, pero a la vuelta, cuando estoy solo, las vuelvo a ver.

tumblr_inline_no9u7qg5WF1rcpueb_500.gif

O sentado en el asiento del copiloto, una ilusión óptica bastante más tangible que la real. No siempre quiere darme la mano la conciencia. A pesar que me hablan las personas que veo, y se tomen la molestia de advertirme que no son reales. Pero vuelven para quedarse. Reflejos en un cristal que alimenta mi universo que pasa de puntillas para el resto. La responsabilidad de pasar por el chino cada una de mis ideas. Y las frases que me pronuncian al oído.

imagesCA3TXX62.jpg

 

Se que lo haces por mi bien , el ir de un sitio para otro, pero colecciono personajes folletinescos que se van asomando a mi imaginario. Se pasean por las calles por las que andamos y me dan premisas de lo que sucederá a cada instante. Todos ellos quieren vivir una realidad de la que les excluí. Pensamientos por lo que me preguntas y no me queda otra que mentirte. No pasa nada. Me encuentro bien. Lo único que sucede es que no existen realmente y dejo que me aconsejen. Me pierdo intentando remendar lo que de sobra se que haré mal pero nunca aprendí.

tumblr_static_filename_640_v2 (4).gif

 

 

Una música desacompasada que me pide que la siga y la que llego demasiado tarde, después de haberme preparado prematuramente. Habitaciones separadas en las que piden lo mismo una y otra vez. Por la que me deslizo. Intentando intimidar a mi propio miedo. Solucionar que toda esta gente con la que me juego algo más que las fichas del casino, reconozca que hace tiempo dejaron de estar aquí. Para ser solo parte de las fiestas de los inviernos palaciegos.

256v8uf.jpg

Tumultos que se mueven de forma concisa hacia donde suene el borboteo de las copas de vino caro y burbujas doradas. Murmullos que se hacen gritos en mis oídos, de gente que no existe y se empeña en estar presente. En el vaivén me sigo confundiendo.

paruresis-vater.jpg

 

 

 

 

Un solo día

  Un dolor que no se de donde aparece. Cuando llegas tarde al único sitio donde no te diriges, y donde das por echo, que tendrás que volver cuando no quiera nadie. En otro momento y con las he…

Origen: Un solo día

Un solo día

 

Un dolor que no se de donde aparece. Cuando llegas tarde al único sitio donde no te diriges, y donde das por echo, que tendrás que volver cuando no quiera nadie. En otro momento y con las heridas abiertas. El próximo día. Con un post-it encima de la mesa para no olvidar la cita y ciertas molestias a la altura de los riñones. Empiezo a pensar que cualquier cosa es mala idea. Me quedo dormido y me despierta el calor infernal de un plancha demasiado cerca de la cara. Algo que me hace daño y no me gusta. Podría deshacerme a su contacto y a nadie le importaría.

1129500001_850215_0000000001_sumario_normal.jpg

 

Ardiendo justo en mi cara, con el ruido del vapor de fondo. Creo que me quede dormido en la tabla por ser demasiado vago para buscar otro lugar, y ahora me abraso por torpe y no importarle a nadie lo más mínimo. Un perro me quiere montar y defiende su presa a dentelladas, cada vez que me zafo, libera un mordisco de su boca, la verdad soy poco trofeo para el, tan enorme. Fuerte y hostil, me vengo abajo. Intento quitarmelo de encima y me mira fijamente, sin dar crédito a la maniobra. Sabiendo que soy su mártir.

tumblr_static_filename_640_v2 (12).jpg

Déjate hacer y me iré, me dice. Sus bocados y babas por encima mio. Intentando largarme, pero no puedo. Recuerdo en esos instantes lo que quería a mama, y lo lejos que estoy de poder repetirselo, a pesar que golpeara mi cabeza con el pico de aquella plancha, parecida de la que ahora me quema. A ella la quería y la hecho de menos. A papa le adoraba. Por mucho que grite ninguno de los dos volverán. Papa era una persona que no aceptaba las mentiras, el apenas pronuncio una en su vida. Me hacia sentir bien y protegido. Se murió sin que pudiera dirigirlo la palabra mientras dormía en albergues de tercera.

tumblr_static_filename_640_v2 (2).gif

Buscando lo que ahora masticó y de vez en cuando se me escapa de las manos, haciendo llover sobre mi billetes y perlas. Fuma. Me quedo callado alejándome del calor, busco algo que pueda ser un sucedáneo y no me haga entorpecer el alma, y calme esta ansiedad, cada vez que despego la cabeza de la almohada. Gotas que parpadean. Ahora si. Ahora no. Para luego no existe, solo un olor que llena la habitación de majadería y de espacios que abusan de lo inerte y de nuestras ganas de repetir instantes que fueron fugaces.

tumblr_nhbs6gQGTI1snusg4o2_500.gif

Guardar motivos y colores en otras mentes. Dedos deshidratados y desfigurados que no logran tocar nada de lo que tienen delante. Deformes en todas nuestras conciencias. Tergiversar cada una de las letras disimulando el significado. Ansiedad.

tumblr_static_filename_640_v2 (3).gif

 

Trazas de plástico

 

La comida deja que desear aunque nosotros tampoco somos clientes de primera. En ocasiones nos echamos a suerte quien encontrara algún elemento extraño en ella, y es raro que no gane alguien. Cualquier ingrediente extraño que no viaje con el plato que pidas y se les cuele por que no hay Dios que ponga orden en la cocina. El por que venimos es una incógnita que solo se soluciona sabiendo que allí trabajan los padres de Pedro, que podría tener un nombre más elegante, pero que le pusieron igual que a su abuelo. Y eso le condicionó la vida entera, pues tenía la cara de señor mayor y sus mismas costumbres.

Columba livia^Fernandez Andujar_CR_20120812_183235_1.jpg

A pesar de las nuevas tecnologías y tener 19 años, usa aparatos que en los noventa ya estaban desfasados, y nos mira a los demás como a bichos raros que llevasen en su cabeza un chip implantado. Como si hiciéramos las cosas por medio de un procesador que tuviésemos en el cerebro. Por eso no perdona tantas. Por eso nos invita a comer, y nosotros los arreglos de esas máquinas que usa para cocinar y, que cada vez que se estropea algo. Cambiamos sueños de verano por piezas de cocina, trozos de plástico y metal. Y también por consejos que nos hacen más fácil la vida, que salen de boca de su madre.

WitkinAntiChrist.jpg

Diluimos lo que no entendemos en café. Alrededor de una mesa y los goteos que hace el baño a pesar de nuestra persistencia a la hora de apretar tuercas. carecíamos de ciertos patrones de moralidad, cuando entramos por primera vez, hasta que la madre de Pedro nos enseño a observar a la personas. A cada cliente, y encarar a la vida de una forma diferente, cada uno tenía sus problemas y todos hacían por subsistir de una manera u otra, intentando que la vida no se los tragara, como hacia con tantos otros. A los que se les veía venir desesperados, dando bandazos, sin recordar si quiera quienes eran. Tratando de amainar el temporal , sin recordar que este viene y va, y lo único que se puede hacer el torearlo y pasarlo de la mejor forma posible.

paso-dyatlov.jpg

Sonrisas a las sonrisas, poner un poco de dulce y picante a la vida, como si se tratase de una receta ancestral a eso nos enseño ella. Y a saber que cada día es diferente al siguiente por muy parecido que se nos antoje. Una novisima oportunidad, el hacernos doblegar por la mitad o de alzarnos por encima nuestro. Y eso solo lo conseguiríamos creyendo en cada instante en nosotros mismo. También aprendimos recetas, a no morirnos de hambre en nuestro piso de estudiantes. Y a que cada vez que llegabamos a casa solos, era el día nuestro, decía, para salir a besar a una ragazza. El día que contenía el instante de nuestros sueños

beautiful-photo-large.jpg

Parado por la mitad

Vagabundeando, de un lado hacía el otro, como si tuviese donde ir. Preguntándome por el próximo destino al que llevar a mis zapatos viejos mientras intentaba ocultar al resto que el día que se acercaba par lo único que me iba a servir era para lo mismo que los anteriores. Luchar con los demonios de la ciudad, el frío y con los míos propios, que no callaban. Sabían me sabían de sobra como para no dejarme vivir una larga temporada. Los hospitales eran una buena manera de combatir el tiempo muerto. Allí nadie preguntaba por que uno se quedaba dormido en una silla o sofá. Daban por hecho que estaba esperando uno a cualquier familiar o amigo en urgencias. O que hacia  el relevo a algún alma cándida que se había quedado con algún desgraciado que no le quedaba más remedio que pasar allí la noche.

cropped-desierto.jpg

Con el tiempo uno aprendía a pasar desapercibido y alimentarse con café de máquina barato, que entonaba lo suficiente el cuerpo para no quedarse helado. Lo mismo sucedía con las bibliotecas. Uno se colocaba delante de un buen libro, o la pantalla de un ordenador, que servía de televisor y podía quedarse el resto del día resguardado por el módico precio de 0,50 el cortado. Las estaciones de autobuses y trenes estaban ya muy manidas y la gente de seguridad demasiado preparada para hacerse cargo de gente como yo. Que en cualquier baño eramos capaces de hacernos una limpieza completa de cabeza a pies. Incluyendo culo y pubis.  

15zn_900.jpg

Los grandes almacenes tampoco son buen sitio, las personas son vigiladas como borregos y en cuanto se ve algo fuera de lo normal la porra se empieza a balancear, como si se tratase de una película muda de los años 20. En busca y captura de todo aquello que tenga pinta de ser un poquito diferente. Para sacar algo de dinero me muevo por los conciertos, de cualquier tipo de música, bebidas en verano, chubasqueros en invierno. Se vende lo que se puede. Además de hacer pequeñas artesanías con el metal de las latas de Coca-cola y estaño. Que suelen gustar a los jóvenes, a lo adolescentes. Pequeñas insignias de sus grupos favoritos. Para poner en la camiseta o en la mochila.

video-cancion-lagrimas-de-marmol.jpg

Que se yo, lo único que me obliga es saber quien es la persona que mas discos vende, quien rokea mas duro, o quien viene a la ciudad a atronar con sus guitarras y, al fin y al cabo eso no deja de mantenerme menos viejo. Oir canciones nuevas para este dinosaurio, que se sube de nuevo al toro mecánico del metal, a ser un pendejo. Los chicos me hacen peticiones. Yo se las acepto. Total dormir caliente, comer de nuevo.

vp1.png