Cosas que no funcionan

Abrir los días de dos en dos. Por mitades y encontrarlos putrefactos. Recordar sueños, en los que alcanzábamos todo lo que necesitábamos. Casi pueril. La mitad de todo es nada y su principio la esperanza. Algún momento para creernos que lográramos lo debido. Como si entre toda la paja ajena se encontrase nuestra aguja. Puedo ver los diferentes matices que nos sitúan entre tontos y locos. Comienzos algo atorados en los que cambiamos de nombre como si nos avergonzásemos de nuestros propios seudónimos y no quisiéramos ser visibles. No dejamos de ser anónimos en mitad de una marabunta  que desconoce su rebaño.

cómo-funcionan-casi-todas-las-cosas-6.jpg

Desde cualquier ventana nos vigilan con desdén mientras nos empeñamos en esconder nuestros tesoros bajo llave. Cosas que solo tienen valor para nosotros, y también nos van a ser expoliadas. Una vez más. Sentados delante de cualquier pantalla que no responde a nuestras súplicas o gritos, mientras el resto nos roba a cara descubierta. Un sentirse mal cuando las cosas van mejor que nunca y sabemos que no van a durar así toda la vida. Agoreros. Saboreando nuestra propia sangre casi con un gusto que nos negamos a admitir. Frase tras frase.

tumblr_static_tumblr_static_filename_640 (13).jpg

Soportando un calor que se dedica a pudrir todos los alimentos que se encuentran fuera de la nevera. Delante de nuestros hocicos. Que atiende al mal olor y reza por no ser el próximo manjar de las larvas de cualquier insecto. Nos jugamos con nosotros mismos las salidas de la casa cada vez que hace peor tiempo. Si supiésemos que significa eso. Que nos faltan minutos para llegar a donde sea. Y nos recriminaran hasta hacernos el vacío durante las siguientes horas. O tendremos que aguantar cualquier cumulo de excusas por esperar como una estatua durante un periodo de tiempo infinito a quien se niega a llegar, delante de todos los que prefieren vernos hundidos en la miseria.

giphy-facebook_s.jpg

Un ratito de cinco minutos, suficiente para clausurarnos la esperanza de nuevo. Ver las legañas del sueño cumplido. Mientras lloramos en la estación de metro más cercana. Suenan gritos anónimos, peleas absurdas que se hacen con la tarde y se alargan en la noche. Como si tuviésemos la obligación de despertarnos en la madrugada con gritos y golpes. Las paredes sueñan con desconcharse mientras son rayadas y caen las puertas. Todo se tiñe con el color de los fluidos humanos. De todo tipo. Poniendo perdidas nuestras ultimas consecuencias.

Cambodia Lynching.jpg

 

Se ha agotado el tiempo de cuestionarse y solo quedan respuestas insolidarias con nuestras heridas que se reparten por nuestro cuerpo como un mausoleo. Se enfocan y se ríen del deterioro infringido. Damos de nuevo pasos, hacia donde nos impide la conciencia separarnos a olisquear el terror de estos cuentos redondos. Cada nuevo día, una nueva experiencia. De pie, con o sin mentiras plañideras. Dolientes. Andaremos la senda.

tumblr_lfjgx4TUfT1qbj0fio1_500.gif

Anuncios

Un comentario en “Cosas que no funcionan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s