Viajo siempre con ella

Me confundía a menudo, y las palabras que quería usar, a veces aparecidas y que ni si siquiera significaban lo mismo, a mi me arrugaban. Como rostros parecidos que me dejaban llevar de un sitio a otro, pero somos nosotros los que deambulamos como peonzas detrás de las luces, sonidos y carteles que llevamos viendo toda la vida y, que no prestamos atención hasta que no pensamos que es el momento adecuado. Sin saber muchas veces que algunas puertas con  el suelo mojado son tan necesarias como la mierda que te restriega por ellas, e incluso nos lleva a saber bien en que momento nos negamos a reconocerlo.

averia-coche-segunda-mano-garon-abogados.jpg

Salvo en ocasiones privadas donde los vicios ocultos por el tiempo y los desfases horarios como en las terminales de aeropuerto sirven de aguas internacionales para los actos, pensamientos y las premeditaciones. A estas horas me escapo, huyo sin ningún miramiento en lancha motora a cualquier parte que su gasolina alcance, para ser plactón o un rico manjar de tiburones, servido en sopas de carisimos restaurantes. Y si algo me sonríe sea merluza, sirena o arenque, me atreveré a lanzar bengalas de color rojizo que semi mojadas llevo guardadas desde que empece a coleccionar cerillas.

francisco_de_goyasaturno-devorando-a-su-hijo.jpg

Pese a los envoltorios de desecho y otros de latón roídos y oxidados, el color cobrizo cubrira a las estrellas, y como perseidas dejare que vengan a buscarme en mi locura particular o sueño desvalido de pequeñas ideas apenas potables, y que deben de ser consumidas en el acto. Como un pez enamoradizo, que no sabe si se escapa o si se roza, o al terminar de respirar  intenta recuperar resquicios de aquel beso que perdió. Siempre encallado en un arrecife. Mirando alrededor. Utilizando palabras grandilocuentes que en su boca duran tres segundos y en sus espinas veinte años. Alguna vez tendrá que posar panza arriba.

12f087a9eb103fcb6e783023dc614d45--the-turning-pink-floyd.jpg

Comiéndose sus propios ojos, sin dignarse siquiera a dejarlos en blanco, para que no vean las profundidades en las que se agota con un solo número primo o marcando la matrícula de la persona que atropello aquella noche. Sin saber si adrede ese humano percibió lo mismo que tú, si sintió lo mismo que tu. Que podría pasar a escasas horas y a largos minutos. Sin utilizar una sola vez tu nombre, hasta caersele las lágrimas por una sola canción. Todo tan inútil, como escapar a cualquier lado para ahogarnos. Últimos.

tumblr_n0ndraMhEH1sic6szo1_400.gif

Motel de mar, sin vestidos ceñidos por si alguien se pone exquisito al reconocer nuestros cadaveres, Pero la idea fija que se debe diferenciar entre la desidia y lo que nos espera por ahora. No vamos a quedarnos tirados así que susurrarme lo que querías al oído, que me de igual que se cumpla. Vamos por debajo de las estrellas y más tarde por encima. Lo mismo sean caballos de mar que engañando a Sagitario. Nuestro fin solo queda en comillas, espuma entre tu cielo y mi mar. Se que es raro, pero siempre viajo con ella. Una vez más.

IMG_9600.jpg

Anuncios

Un comentario en “Viajo siempre con ella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s