Bolsas de te caducadas

Paseaba a ratos por zonas que conocía de sobra esperando encontrarme igual de concentrado que cuando era más joven y me podía permitir correr todas las mañanas para despejarme un rato. Ahora un poco más mayor pasaba por zonas que me eran familiares y procuraba alejarme poco a poco. Llegar a casa y abrir la puerta. Un sonido que me engullía, sin saber exactamente su procedencia ni el color de las paredes. Aquella chica cantaba y me observaba como si me conociese desde hace tiempo ya. Se paseaba por medio de la casa medio desnuda y se refería a mi nombre que no era el mio, sino uno cariñoso y cursi.

41231faccd695313e81163e384a873b8--black-white-art-croquis.jpg

Me senté y engullí con cierta premura sus manjares nada pretenciosos, y con materias primas baratas, que había dado lugar a un banquete palaciego. Mientras ella me observaba con una toalla en la cabeza y me preguntaba con un rigor digno de la inquisición. La verdad no sabía que responderla. Aunque era perspicaz y acertaba con todos los detalles su cara me era completamente ajena, nunca había visto sus rasgos, ni me sonaba su ropa. Sus maneras me resultaban extrañas pero nada forzadas. Me tumbe en la cama, excesivamente grande.

the-zuni-fetish-doll-from-trilogy-of-terror-photo-u1.jpg

Intuí que era la mía pues la otra estaba ocupada por una cría de 7 u 8 años. Pronto ella, bastante más calmada y con un tono de voz muy dulce, llamado a calmar cualquier temor que tuviese sobre la vida en si, me llamo. Hicimos el amor. Yo, ardientemente con una desconocida, ella de una forma ardua y dulce con la persona a la que quería desde que era pequeña. Entre sus sueños no paraba de repetirme que me tranquilizara. Ya habían pasado dos meses y nadie sospechaba que envenenásemos a mamá para cobrar la herencia, a la para que decía esto me buscaba las manos y las estrechaba con fuerza. Eramos libres para vivir tranquilos nuestro amor.

terro_neverlake.jpg

A la mañana me marché , y de vuelta, ante de llegar a mi lugar de trabajo habitual, un poco sombrío pero habitual y, de una forma mecánica terminé mi jornada. Volví dando un ligero paseo a casa, de forma directa, decidí no correr, pero si caminar muy deprisa e ir con el chándal puesto. Me cambié en el baño del trabajo. No me entretuve, quería volver para ver que me esperaba. Moví la llave sobre el picaporte y esta cedió. Lo primero que me llamo la atención fue el color de las paredes, y las cristaleras por todo el pasillo. No podía entrar en el salón que era de cristal de arriba abajo.

EwvwZk4.jpg

No pude evitar centrar mi atención  en las botellas llenas de líquidos de todos los colores, lo que presumían eran licores. Me serví de uno de esos espirituosos tan bonitos. Amargaban en el paladar pero en la boca era dulce como la miel y su sabor era realmente bueno. Me senté a observar el atardecer desde el sofá por la ventana hasta que llego una chica rubia, según sus palabras mi amiga, mi amante, mi compañera. Sentó su cabeza sobre mi regazo y dejamos que el sol se ocultara y diera paso a la noche.

82f1921b303744a8bfbb0e0f05fea4ff.jpg

Me besó y sacamos de la nevera una bandeja de sushi. Cenamos en la cocina, en unos taburetes altos, comiendo el uno del otro, y derramando champan de su marca favorita, Veuve Clicquot, que ella había comprado camino a casa. Después nos devoramos el uno al otro, sin tener la más mínima prisa, y al terminar solucionamos los problemas del mundo, sin que quedara uno solo. Pusimos fin a la decadencia de este siglo y a la del próximo. Mejoramos cualquier problema que se nos puso por delante y, aturdimos al pensamiento colectivo.

anni-piombo.jpg

Me quede dormido en el sofá, el tiempo se fue volando, y de madrugada me desvele. La pude ver en el baño dormida, tranquila en el suelo, con la cara apaciguada y feliz, adormecida pero aun despierta. En una mano sopesaba la esperanza, en la otra sujetaba una aguja. Por su gesto creí adivinar que era de heroína, pero me confeso que era una mezcla con morfina, ya que era lo único que la hacia olvidar. La llevé a la cama y la intente tranquilizar. Se acostó vestida y me impidió ponerla el pijama. Prefería llevar ropa de más desde lo de su violación. Pase el duermevela junto a su cama. Ni ella ni yo quisimos movernos. Juntos. Se paseo el amanecer.

imagesjohy8fte5.jpg

A la mañana siguiente tenía una taza de café en el microondas y unas onzas de chocolate negro sobre un plato de frambuesas. Una nota deseándome un buen desayuno. Cuando salí de allí , casi me pierdo para llegar a mis quehaceres. Empezó a llover justo en el momento en que entraba por la puerta. No sabía volver, el aguacero estaba poniendo en peligro mi carrera diaria. La manera de poner mi mente en blanco. La forma que tenía en realidad de no volverme loco, enraizar con la tierra y fundirme con el cielo. Pero no quedo otra…antes de queme llevar el agua tuve que volver a casa en Metro.

destacadapeliculasdesconocidas.jpg

Estaba atestado, nos apretamos los unos contra los otros. Los cuerpos, los olores se fundían, no estaba muy claro donde terminaba uno y donde empezaba el resto. Bajé en mi parada. A pesar de que era casi imposible bajar del vagón y, que mi casa quedaba un poco retirada de la parada, pero al fin y al cabo mi permitiría disfrutar del aire y de esa pequeña caminata que me permitirían organizarme para el día siguiente. Una excursión conmigo mismo. Escuche sonidos fuertes antes de llegar al portal, entre música y gritos, unas veces desacompasados y otras  como algo celestial. Que me hacían sentir algo dentro. Algo bueno.

tumblr_inline_ou6qyaWY3l1qfuyu5_540.jpg

Me fui acercando a la puerta, y antes de rebuscar mi llavero por la ropa, me di cuenta que la puerta estaba entornada y se podía pasar sin más. De allí salia un rico olor a incienso. También fuerte. Los golpes no eran menos escandalosos, pero los atenuaba la música. Por lo visto de allí provenían. Música de guitarra, flauta y unos tambores extraños. En realidad todo junto sonaba bien. Con un poco de respeto empuje la puerta, en ese mismo momento pude ver como por el suele habían tirados una gran cantidad de instrumentos y cachivaches. Alrededor también se encontraba gente fumando sishas que saludaron con la mano.

tumblr_inline_onyra8YaMn1rkpqze_540.jpg 

 

En ese preciso instante una chica que tocaba un bajo acústico dejó caer su instrumento y se abrazo a mi. Me comió a besos, lamió mis heridas y entre todos, que eramos un gran puñado de gente preparamos la comida. Almorzamos en el suelo y fumamos hasta quedar exhaustos, mientras reiamos unos de las tonterías de los otros. Mi chica permanecía acurrucada a mi como un gato, y de vez en cuando ronroneaba si la dejaba de hacer caricias. Solo faltó un rato, el que hizo falta para que la segunda vez que fui me la encontrara colgada de la cocina…

eb207e230d37704c00ce59c9b3132ab9.jpg

De algo por incauto me di cuenta, da igual donde vayas , a quien te encuentres. Donde ponga mi norte, donde voy , me llevo mis pedazos, mis heridas que solo yo las se. Conozco mis secretos y mi obligación de amarles. Donde quiera que me aposente la ponzoña no es tan imprudente como yo, y me busca, reclama al responsable. Cada uno a de librarse batalla con sus propios terrores. A cara descubierta.

tumblr_static_filename_640_v2 (11).gif

 

 

Anuncios

Un comentario en “Bolsas de te caducadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s