Teléfonos rojos

Puede que no fuese noche cerrada, pero yo al menos lo sentía así. Me paraba a mirar de vez en cuando la luna. Clara, inmensa. Que nos vigilaba cambiando de lugar. Se hacia de noche en cada esquina. Y es que ese día había podido comprobar por enésima vez que era mala persona. Escondía dentro de mi ciertas cualidades. Solo en mi pensaba. Justo cuando mejor persona me sentía empezaba a robar a mis amigos, a las personas más allegadas. De cualquier forma odiaba que la pobreza asomara la cara por mis calles. Y expoliaba sin plantearme nada.

demonio-encapuchado-fondo (1).jpg

También dejaba en la estacada a los enfermos a los que desde el principio empezaba a ver como moribundos y como tales les olvidaba. Dejando caer una losa encima de ellos. Sin dudar un solo momento. Además me ponía enfermo el olor de los hospitales. Y todas las bacterias que se escondían en ellos. Un enfermo, un muerto que dejaría sitio para aparcar nuestro vehículo nuevo. Sin más. A lujurioso no me ganaba nadie y en quien me fijaba normalmente era en mujeres casadas o con pareja, me autoconsentia adorándolas y siendo zalamero con ellas. Hasta caían en mis redes. No lo podía evitar. Eran mucho más fascinantes.

descarga (79).jpg

Además del juego que nos pudieran descubrir que lo hacia todo mucho más emocionante. Puede ser el motivo de mermar las relaciones con mis familiares y amigos. Pero en el cuerpo me lo llevo lo disfrutado. Alguien habrá en el infierno a quien contar tales anécdotas y fanfarronear. Aquella noche no era oscura pero a mi se me antojaba negra. Como si viniesen a por mi todos los que quisieran cobrarse conmigo alguna deuda. No eran pocas las que tenía abiertas por diferentes puntos, y es que me parecía buena forma que se acordasen de mi.

VICTOR_ULLATE.jpg

Mis acreedores siempre me echarían en falta. Y esa era la manera de nunca morir. Ellos recordarían mi nombre el tiempo que hiciese falta. Aunque visitase el otro barrio. A pesar que si quisiera encontrarme de veras no seria tan difícil pues ando a gatas desde primera hora de la mañana con esta pequeña afición al bourbon que tengo desde los 15 años. Cuando me siento realmente vivo compro buenas marcas que me hacen chiribitas los ojos, pero los días de diario me acerco al chino más cercano a saldar mi deuda con el alcohol, con los más infames potinges, que me adormecen además de conseguir este  puntillo con el cual veo el mundo con una sonrisa constante.

Suerte-en-el-amor.jpg

Algo de felicidad a cambio de salud demencial. Es un buen trato, y más llegando a mi edad. Trilero de las emociones. Mi última diversión es robar algo del tendedero de mis vecinos, bueno más bien de mis vecinas a ser posible ropa interior. Un poco cafre pero como toda mi existencia, pero divertido. Echar el rato. Prácticas de tanatopraxia a la vida cuando esta deja de emocionarme. Es básicamente a lo que me dedico a tiempo completo.

cupido.jpg

Pero esta noche es cerrada y no dejo de preguntarme si no ha llegado el momento de ducharme cada día, de devolver las llamadas perdidas de mi gente, Dejar de deambular por las avenidas. Y los bares de dudoso gusto. Hoy me pongo a mi mismo penitencia. Volver a visitarte, te encuentres donde te encuentres, a pesar de ser un cabra, volver a ser de quien te enamoraste. Redimirme, volver a ti.

ccbaff56a2a5f9cfb170b7e832e679e0.gif

 

Anuncios

Baterías dañadas

Empiezo por mentirme a mi mismo cada mañana. Cuando suena el despertador. Odio ese sonido. Lo he configurado de todas las formas posibles y sigo guardándole rencor. Amanezco, y soy incapaz de encontrarte en otro sitio que no sea en mis pensamientos. Suelo dar contigo cada noche y ese recuerdo no me hace más feliz. Es como ahogarse en un pantano de agua tibia. Mis mañanas son solitarias y puedo deducir el eco por todo aquello que desea gritarme mientras yo permanezco totalmente mudo observando el espejo del baño. Juraría que ese de enfrente no soy yo.

giphy (17).gif

Pero se molesta en repetirlo cada día, a cada instante, para que no me olvide hasta donde soy capaz de bajar el listón. A penas como y me dejo emborrachar por mi propia inmundicia o tal vez por el humo azul de mi tabaco. Tengo que separarme de mi sombra para empezar a ser algo en el día. Ella se queda tumbada y arropada con todo el polvo que ha conseguido acumular. Yo por mi parte me conformo con el café aderezado que tomo. Fallos a la hora de comenzar que perduran a lo largo de la jornada, y solo puedo sacudir en la noche.

mal-despertar.jpg

Entre tanto, inquietud. Te tengo en mi memoria y se me hace tarde. Sigo los restos de sangre de horas anteriores alumbrándome como un solsticio de invierno. Acurrucado en las esquinas. Los enigmas de las sillas vacías me adormece y salgo a la calle. Deambulando de un laso al otro. Se a donde te encuentras y donde no puedo acudir, con tal de no arruinar la fantasía. Si has de volver solo lo saben las estrellas, y el corto espacio que queda entre nosotros dos cada vez que respiramos deprisa.

art-black-draw-drawing-Favim.com-3293476.jpg

Dejo el móvil en la mesilla en estos momentos no me interesa lo más mínimo lo que me cuenta. Suena, pero no es tu canción, quien quiera que sea sabe de sobra donde encontrarme, cuenta con esa ventaja sobre mi mismo. Me pierdo conscientemente. Y dejo que mi mente vague a la deriva. Y por supuesto choque. Se puede partir  en miles de cristales pequeñísimos que pisamos para agrietarnos las plantas de los pies y verlos sangrar, algo que marcara la vuelta al camino a casa. Alguien grita y no pienso hacerle caso. Omito las partes feas que se repiten y me centro en las que no puedo entender y retumban en mis oídos.

tumblr_newc6x0qql1tefikfo1_500.gif

Hacen que camine de forma torcida por las calles, buscando un lugar donde poder hacer algo que no incomode a tu alma ilusa, que sabe de todo y es capaz de llegar a cualquier parte . Llega la oscuridad y lo denso vuelve, y con ello las caricias que no somos capaces de encontrar a otras horas, en otros momentos. Para  devorarnos hasta que de nuevo nos sorprenda la mañana, a las horas de los lobos. Tu y yo, uno solo.

 

 

giphy (18).gif

Velas a punto de prender

Pendiente de lo que había sucedido. Con ese pequeño cumulo de faltas sobre mi espalda. Otro día más era un aguijón que picaba en mi consciencia. La sensación de poder haber hecho más. Algo que se retuerce y no vuelve nunca a su estado original. Desmotivado por el tiempo. Que se antojaba oscuro y frío. A pesar que fuera lucia un sol lánguido. A la espera de una desgracia que tendría que llegar. Culpable de lo que fuera. Pero sin ningún tipo de impunidad. Vuelta a la pared en que se fusila con los proyectiles fallados, clavados en ella. Contando los minutos que faltan para ser ajusticiado.

cc3a1rcel1.jpg

Al enemigo ni agua oí decir por algún lugar cercano. Y lo peor de todo es que llevaban razón. Era lo más bajo de la especie humana. Algo que daba igual. Y eso ya lo sabia yo. A pesar de todo en aquel lugar crecían flores estupendas. Maravillosas, bien cuidadas y de colores vigorizantes. Seguramente actuarían como nuestras coronas de difuntos. Y no las podríamos disfrutar. Aun así el paraje era idílico. Pero yo era un culpable más, alguien que tiene la sangre más espesa que el resto, y que es capaz de hacer cualquier acto impío sin despeinarse el flequillo.

xN1gOb.jpg

Daba igual de lo que quisieran acusarme. Me sabia culpable ya. Y más después de las palizas que había recibido para confesar. Dije que si a todo. Me daba perfectamente lo mismo. Me apetecía que pararan. Más bien lo necesitaba. Pasaban de los golpes al ahogamiento y esto no lo llevaba bien. Ni yo, ni mi cuerpo que empezaba a languidecer. Las horas que pase como preso valieron para redimirme decían. Y ahora empezaba a creérmelo. Me daba totalmente igual cual fuera el delito. Lo único que esperaba era la ejecución.

captura-de-pantalla-2014-04-08-a-las-20-30-26.png

Rara vez nos daban de comer pero alguna vez alguien se apiadaba de nosotros, y traía algo de pan con lo que fuera y agua. Nos moríamos de sed. No logre ver la cara de los que por momentos me acompañaron en la celda. Tengo los ojos hinchados por los puñetazos recibidos, y la llantina que creía que se acortaría los primeros días.  Ahora me se mejor la canción. Soy culpable. No se muy bien de que, pero soy un monstruo que no debe de vivir entre personas, y al que no quieren ni las bestias.

tumblr_inline_ou033s9jpZ1ruynki_540.jpg

Nunca salí de mi pueblo, y tampoco tengo muy claro que es lo que pude hacer allí que sentara tan mal. Pero me lo tengo merecido, no me lo paran de repetir. Debe de ser verdad. Por que ellos lo tienen muy claro, y a mi no me quedan fuerzas para protestar. Culpable he oído decir tres veces. Sin saber muy bien de que, Ellos presumen de ser muy listos, así que insisto debe ser verdad. Culpable y al paredón. Yo solo recuerdo quererte. Mucho. Casi más de lo debido. Ahora si eso es cruel, perdón. Culpable y yo me lo creo, de algo que no he cometido. Culpable de amarte y dejar que me dieran caza. Culpable de que hoy huyamos los dos. Renegado y a tu lado.

giphy (16).gif

Tarde

Dormido. Con la sensación de sueño atrasado. Prácticamente incapaz de moverme. Pendiente de una llamada de teléfono que no se producirá. Y todo esto a la intemperie. Dejando que el gélido día traspase nuestros huesos. Puedo escuchar como se entrechocan mis carnes para proporcionar algo de calor. Esperando en una puerta que permanece siempre cerrada. No acierto a adivinar que es lo que hago aquí. Con excepción de una vaga esperanza. Que se atora por momentos. Todo llega tarde, cuando apenas lo podemos saborear. Acierto a beber agua de la fuente. Me deja los labios fríos con la imposibilidad  de moverlos, me niego a protestar.

agorafobia.jpg

Vigilo de reojo mi posición. Si existe un mínimo de cordura me obligaría a abandonar ahora mismo. Pero solo confío en que traspases esa puerta en cualquier momento, y podamos hablar. Las pastillas que tomo me adormecen y no me dejan diferenciar con claridad quien es quien delante mía. Con los ojos abotargados y los parpados cayendo en frente del umbral que se supone que tienes que traspasar. Me siento un viajero en el tiempo. Nunca llegas y te pasas la vida en una encrucijada que cambia de parecer como una veleta. El resto anclados en una frase tuya o aun antojo que se pierde en la lluvia.

source (5).gif

Te veo pasar y cambias de acera. Como un acento mojigato. Te paseas con su vaivén y, cambias el ritmo antes que pueda acercarme a ti. A lo lejos tu figura. Y una pequeña maldición que se contradice y me mira de soslayo. No tienes la más pequeña intención de dirigirme la palabra. Si quiera pasar cerca de donde te llevo esperando un lustro. Las etiquetas no están hechas para mí. Corro a paso cansado a tu encuentro. Como en un zig zag relampageante.

10552660_346286425536885_3380050047310925223_n.jpg

Desapareces. Y no puedo hacer nada. Vuelvo a mi puerta. A mi soportal desgastado por el mal uso, y que apenas nos cubre los días de verdadero chaparrón. Dejamos que se sucedan los actos e infortunios del resto y nos llevamos lo que sobra de la cuenta. Como verdaderos cuatreros. Los únicos que nos responden son los ángeles y los críos, ambos con una mirada inaudita, recordándonos que en el pasado dejamos a deber algo. Tal vez fueron personas parecidas a nosotros. Aun así piensan pasarnos la cuenta. Y nosotros tendremos que pagar a dolientes años vista.

c7c8d-dementor__s_kiss_by_ricespamjammin.jpg

 

Puede ser descaro, pero ahora me arrimo a las muchachas que me creen, a todo aquello que no se termina en un pis pas mediante una pelea cruel. Divido mis suburbios en etapas, y me dedico a todos aquellos que ven en mis manos algo más que el rigor mortis. Vuelvo a soñar y vuelvo donde no acabe en un soportal indecente con marcas en la espalda, de golpes de cuero. No ando ya a puñetazos con el cielo. Vuelvo donde me quieren, donde se lucen las estrellas y podemos cogerlas al vuelo.

giphy (15).gif

Controles

-Estate al quite, me decía. Y alrededor todo se desmoronaba. Lo objetos me caían sin aparente control. Todo por los suelos. Una especie de torrente que el mismo había iniciado, y al que yo no sabía ponerle fin. Los días secos se habían acumulado y con ellos el polvo que levántabamos al caminar, el mismo donde se podían leer nuestras desdichas. Se me cae el pelo de una forma atroz a pesar de gozar de una gran melena. Creo que son estos tiempos en los que las peleas son diarias. Se me alborota el cuerpo. Tengo el labio partido por el último encontronazo.

c78612b7157e48f9523f8de7577bc145.jpg

Por lo demás todo sucedía con luna calma mortal que nos habíamos inventado. Los golpes duelen no solo cuando los recibes, persisten en la memoria, y en el orgullo. Estos se estaban haciendo grandes, mayores de edad. Escondidos en los mismos lugares de siempre asomando la cabeza. Nada conseguía hacernos callar, y mucho menos amedrentarnos. Como nacidos bajo la luna llena llevamos nuestros cuerpos a la algarabía y poesía a partes iguales. Doler a quien causa daño se convirtió en cada uno de nuestros minutos. Y así vivimos.

giphy (11).gif

 

En ocasiones en los murmullos de las abuelas en la puerta de una cocina que nos encubre, y otra a voz en grito en mitad de una plaza en la que mostrar nuestro antifaz. Niños bebiendo de un manantial. Sobornado a base de besos y fruta fresca. Logro pasar casi cada día entero junto a ti. Y no hace falta más para que todo empiece bien. Se forja en la aurora todas las versiones posibles de una misma canción. Todos ocultos en una intención que nos ducha con palabras de verdad y llamadas de teléfono que comunican. Encerrados en nosotros mismos, infames de verdad.  Se esconde en cada sinónimo de Libertad un matón que nos escupe.

giphy (13).gif

Ahora a la hora de la verdad sacamos la cara llena de llagas sin miedo a que se pueda huir. Y puedo leer en cada mano oscura como se tienta a los callos. Como se rompen las cadenas. Tumbados al sol, y cantando las viejas tonadas que aprendimos. Negándonos a ser pisoteados, y volviendo a tus ojos de color miel. Recitaste una nueva vez. Cada una de tus palabras que surge de ti. Y nos abrazamos. Imposibles de implorar. Al margen de cualquier látigo o ley que pretenda mentirnos. Lloverá si no ha llovido, sobre las letras que amargan a tu pueblo.

Vean+que+bien+la+pasa+esta+muchachona_.gif

Divertido, cada día vuelvo a ti. Abrazado sin que sea imposible que nos deporten a otro lado. A la otra orilla donde posas tus pies limpios y amamantamos nuestros sueños. Donde pierdo y vuelvo a recordar. Allí donde te reencuentro y no dejamos pasar ni un solo instante sin estar entrelazados. Como la rosa de los vientos frente al mar. Besos y versos clavados en la piel. Repitiendo una y otra vez.

 

tumblr_static_filename_640_v2 (13).gif