Algunas noches

El ruido ensordecedor se ha convertido en silencio. No me escucho. Todo tiembla delante mía, y el tiempo pasa en el reloj sin que ocurra nada. Te has ido, y yo permanezco en shock. Mi olor es nauseabundo y no lo puedo evitar. Vuelvo a dar vueltas a todo lo que pudo haber pasado y se queda escrito en un papel que ahora debería de haber quemado. La gente se aparta y desaparece. Como al ritmo de un tambor. Algunas noches puedo ver el techo una y otra vez. Sacando parecido con las paredes que se achican y parece que me fueran a devorar.

maxresdefault (3).jpg

No se por que lo haces. En un estado intermitente entre la desesperación y el miedo. Nada que no se cure con una buena taza de café. Me preguntan si son autobiográficos mis escritos, no señor, es tan solo lo que me pasa por la mente y a través del cuerpo. Coloco la pantalla en otro lado por si cambiara el fin de la historia, pero parece poco verosímil. Los aviones siguen cayendo, y los protagonistas muriendo en el mismo momento. Debería de haberlo supuesto, las vacaciones son solo para los mártires que sin ganas son vapuleados una vez tras otra.

cd15d0708adb528c9c2dda2f9e3152ad.gif

Pedazos de vida que caen del cielo hasta chocar contra el suelo, y esparcer sangre y pan incomestibles. Tan solo recuerdos multiplicados como en un milagro en el que el único que sale ganando es el humo redentor. Los demás miramos y nos sentimos por un instante muertos. Nuevos trazos de nuevas trampas en las que nos quedamos atrapados. Nos suenan los teléfonos avisándonos que nos llego la hora. Y saltamos sin vacilar a un espacio vacío. Con las uñas largas nos aferramos a los recuerdos de antes. Alguien los llamo felices.

2B6.gif

Hasta que somos capaces de verlos  sin indiscreción y descubrimos la soledad compartida y el hambre. Nos movemos desacompasados y nos vertimos más fácilmente que de costumbre. Mensajes que no llegan. Acurrucados contra el resto. Se me ocurren mil sinfonías, y ninguna de ellas acaba. Golpes que recibimos y preferimos olvidar en busca del mar. Todos ellos dirigiendo nuestros pasos. Una y otra vez. Hasta donde nadie nos persiga. A pesar de tener las sirenas a nuestros pies. Solitarios sobre cualquier espacio. Paso a paso. Donde se divide cualquier decisión. Aprendiendo cada día algo nuevo. Cuando quisiera olvidar.

giphy (32).gif

Se nos enfrían las decisiones y los pasos tibios antes de dar el salto. Se desvelan todos los finales posibles. Amarrado a tu recuerdo como única salida, y con los dedos incandescentes. Me quemo y veo turbio cualquier síntoma de ser algo más que felices. Todo se hunde, y las canciones acaban sin ningún propósito. Con el agua al cuello. Sillas sin patas que no quieren a nadie. Faltan piezas, y no se pueden recomponer. Buscamos debajo de la cama, y solo encontramos nuestros propios monstruos alimentados por todos estos años. Tormenta en los ojos. Todo se apaga. Nadie queda. Heridas de desesperanza en la espalda. Probar una vez más. A ver que pasa.

giphy (33).gif

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s