Abotargado

Con la cabeza abotargada y tachones en mi mente soy incapaz de comenzar un nuevo día. El tiempo pasa y me gotea sobre las extremidades. Tengo que pensar una nueva salida. Todo se acumula en el interior hasta que salta echando chispas. Creo que ha llegado el momento. Puedo ver los cercos de suciedad por las vidas pasadas en las paredes. Algo que nos va a pasar factura. Me muevo de un lado al otro y los recuerdos no me acompañan. En cada esquina echo de menos algo diferente, pero todo se agolpa.

0006546172_10.jpg

Cientos de botellas vacías en los distintos departamentos, de cualquier cosa, algunas de ellas rellenas de orín. Aquí no quisieran vivir ni los perros, que se dan media vuelta cada vez que pasan cerca. Las marcas de mis uñas en el techo. Rascando siempre como en una tumba mal abierta. Desquiciados vicios que se preguntan a que se debe el tanto agolparse. Apenas me caben. Intento tocar una canción solo con las teclas negras, y el resultado es mezquino. Yo entretanto lúgubre. Fundidos en un telón que nos quiere dar caza y no se puede mantener de pie. Tachones en la vida de alguien.

d7e43de0e749b2e8aa9e01f893f2a0c5.jpg

Volver a empezar de cero y volverla a liarla tres horas después sin encontrar salida en un laberinto que entretejemos nosotros mismo. No volver a ver una puesta de sol cegados por nuestros propios pecados. Las respuestas que damos no obedecen ninguna pregunta, solo son excusas de lo que no pudimos llegar a ser. El papel se transparenta, llena de grasa y malos pensamientos. Nadie quiere leer ya nuestro epitafio. Hemos logrado espantar a la mayoría de carroñeros que nos circunvalaban y a la par a cualquier alma que tuviera buenos deseos. Dar vueltas sobre nosotros mismos sin saberlo hasta que la soga se hace tan corta que nos cuelgan los pies.

orig (1).gif

 

Y el tiempo infinito que le sigue. Hasta el punto que desaparezcamos. No me parece bien el final, así que me agoto para poder respirar y pedir en un suplicio una nueva oportunidad. Nadie me oye. Toco de nuevo con los pies el suelo. Y me limito a sonreír. Las pequeñas posibilidades que se me presentan ilimitadas. Aunque todas monótonas. Atado. Con ganas de presidir una vez más el más gandul de los anocheceres. Voy a darlo todo. Y en ese momento soy capaz de observar como se queda todo en inquietud, y se puede ir pudriendo algo poco a poco. He sido el mejor en ese arte.

tmp-zj1yfw-e9d3138e914cc26b-tumblr-oucrpeohbs1t9x67ao9-540-1507043928.gif

Prendo velas de olores que mitiguen todo el aroma a ulceración  que hay a mi alrededor y solo consigo que las llamas pidan paso para quemar todo lo que he conocido. Tengo ganas de vomitar. Y no se me ocurre mejor lugar que en mitad de todas las partes, donde se me vea bien. Donde se recuerde. Cenizas que se llevo el viento. Ahora me toca discutir conmigo mismo. Y volver la mirada hacia a ti. Si quede magullado colgando no fui feliz. Así que me vuelvo para buscarte. Donde siempre te encuentro. En mitad de nuestra charca, en el vertedero. Donde seremos por fin uno de nuevo. Sin contar con el tiempo.

giphy (36).gif

 

 

Anuncios

Un comentario en “Abotargado

  1. Tu poesía duele. Me ha gustado mucho. Sabes no necesitas tantas imágenes. Las palabras tienen tu voz y trasmiten con fuerza. Tantas imágenes no me dejan seguir la trama.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s