Actos inexpicables

Varios portazos sobre mi. No logro escapar de un lugar que no de un lugar que no deja de cambiar pero no deja de ser mio. Se me olvida donde puedo ir o con quien puedo contar. Con el miedo detrás del cuerpo. Nada volverá a suceder de la misma manera. Confundidos por los actos de los demás. Puede resultar una acción cobarde, pero somos incapaces de ver más allá de lo que sucede en nuestras manos. Con las persianas cerradas es más difícil protestar. Nada de esperanza se cuela por las ventanas. Se gastan los útiles en actitudes inexplicables.

Attacchi-di-panico-incontro-a-Vicenza-Vivere-senza-panico.jpg

No somos capaces de ponernos de pie. Nos escurrimos con nuestras propias excusas. Hace ya un minuto que nos llamaron la atención aquellos que saben que se ha instalado el terror. No podemos dormir. Las madrugadas esparcen sus horas tan solo susurrándonos al oído, fabricados para sufrir. Su nombre se repite una y otra vez. Y lo perseguimos como si significara algo. Hace ya años que le perdimos la pista y nos hace volver la vista por los callejones, como si lo fuéramos a encontrar. Perdidos en medio de la ciudad, dibujando cualquier cosa que se le parezca. Desvarío en varios sentidos, no volveré a andar recto.

actitudes-520x245.png

Se me ha pegado al cuerpo la costumbre de buscarte, y terminar en cualquier acantilado sin nada que descubrir, con una negativa tuya. No se muy bien para que amanezco y lo hago demasiado temprano o bien avanzada la tarde. Los pasos que doy ya no se dirigen a ningún sitio. Varado. Perdido en mitad de nada. Tras las rejas se encuentran mis seres queridos. Que no encuentran alivio alguno. Con los dedos en carne viva de desgarrarse contra las lijas que les pudieran suponer la libertad. Suenan de diferente forma sus pasos al abismo de cuatro paredes y un baño en el que imaginar el mar.

Les-revenants-Hz.jpg

Elucubrando el mal a cada segundo sin que quede el más mínimo resquicio de lindeza. Las mentiras se entrelazan hasta que se cuelgan del cuello y no nos dejan respirar. Fuiste tu o fui yo, ya no se puede acertar después de tantas partidas amañadas. Amores clandestinos, que saben que no van a olvidarse mientras nos clavan en una cruz. Detalles inconexos que parecen dirigirnos como una brújula rota a la que hacemos caso a ciencia cierta. No paramos de movernos a pesar de encontrarnos encajados en un estado mental infumable.

17.gif

Se desgasta el paisaje por el uso. Los senderos se encuentran ya viejos, y parecen no querernos llevar a ningún lugar. La conciencia nos lleva a un portal con poca luz en la que podemos desnudarnos, y dejar en el suelo todas nuestras virtudes. Una calavera que nos mira fija, y nos aguanta la mirada fija durante todo el tiempo que dura nuestro vaso. Lo vaciamos con tranquilidad a sabiendas que después vendrán muchos más. Nos guiña el ojo y las arañas nos recorren el gaznate y los recuerdos falsos la mente, como si algo fuera mejor. Mientras nosotros nos consumimos y vamos a peor. El reloj no se mueve en la estación, nada es intocable, fue el primero en sucumbir, solo guía a los perdidos. Como nosotros que no creemos en los recuerdos solo en lo incoherente, hasta vernos fundidos y enredados. El uno con el otro en vena, efímeros y para siempre.

tumblr_static_filename_640_v2-3.gif

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s