Nuestra condición

Empezamos cuando todo termina. Cuando ya no queda tiempo para nada. Intentamos correr y nos atropella el tiempo. La luna nos mira desde el cielo. Lo que empezó esta a punto de concluir. En las distancias cortas podemos ver el ocaso. Todo se embarra por debajo de nuestros pies, haciendo imposible los pasos. Ningún lugar va ha escondernos de nuestras propias miradas. Un camino boca abajo por el que nos dejamos caer sin demasiado miedo pero que nos va a azotar en la cara. Aceptar lo que se venga es nuestra condición. Puedo que todo lo que quisimos se esfume de un solo plumazo.

Nos negamos a dar un paso más pero esta en nuestro ADN el no parar. Intrínseco a nuestros sentimientos el avanzar por una pendiente que solo se plantea traer desgracias. Todo se tiñe de un color oscuro y nos va atrapando de poco en poco, inmovilizando nuestra extremidades. Deberíamos de empezar a sacar la cabeza de este hoyo profundo. Noto como me sumerjo, y como mis huellas se borran. Imposible volver atrás. Un poco de maquillaje no nos vendría mal, para disimular. El decaimiento se vuelve el sentimiento más relevante. Me temo que nada va a quedar.

Son las miradas de nuestros captores las que vuelvo a ver una y otra vez cuando cierro los ojos. Nada parece que vaya a llegar a buen puerto. Me agarro a las trincheras de este mi corazón para averiguar por que sangra. Parece que ya este listo para embalsamar, y rehuyo de la idea de no luchar. Cambio de cara y cierro los ojos. La huida se vuelve contra mi mismo. Necesito explicarme a mi mismo a donde quiero llegar. Mis propios vicios me trazaron el camino a seguir. Un paso guió al otro hasta acabar en el pozo en el que me encuentro. Un amor en vano en el que me juego todo. Y bailar con la música que me pongas. Y detrás las fieras incorregibles. Esperando en cada habitación de hotel.

Debería de aprender a sopesar primero por mi mismo. Dejarme caer en esta laguna de desconocimiento ha sido para mi religión. Sentado frente al abismo donde nada se responde. Puedo notar en la nuca el aliento de las alimañas con su voracidad y su hambre. Dar pasos en falso. Hundiéndome a cada minuto. Sin perder la compostura. Algo se rebela en contra de mi mismo en mi interior. Algo peor que yo mismo. Suena una banda a lo lejos. Tocan lo que pueden y se despistan, sin poderse mover de sus sitios, ebrios de alcohol. Tocan algo triste mientras me miran, y acierto a adivinar. Vinieron a acabar conmigo. y yo aquí solo sin vos. Destrozado. Por última vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s